A partnership with academia

Building knowledge for trade and development

Vi Digital Library - Text Preview

Situación Reciente De Las Exportaciones Industriales De Colombia (1990-2009)

Study by Torres, Danilo, 2011

Download original document

Developed during a Vi fellowship, this study presents assesses Colombian industrial exports in the last two decades, based on conventional research methods and contrasting with the methodology of technological differentiation of export intensities. The analysis demonstrates that the total Colombian exports during this period was characterized by a predominance of primary commodities and natural resource-based low-technology products. Although efforts are being made aimed at export diversification of mid- and high-technology products, the participation of these in total exports of the country is low.

0






















SITUACIÓN RECIENTE DE LAS


EXPORTACIONES INDUSTRIALES DE


COLOMBIA (1990-2009)















Danilo Torres


Enrique Gilles
























Junio de 2011





1


TABLA DE CONTENIDO




I. INTRODUCCIÓN .............................................................................................. 3




II. DIAGNÓSTICO DEL SECTOR INDUSTRIAL COLOMBIANO EN EL PASADO


RECIENTE (1990-2009) ............................................................................................ 9




1) Evolución reciente de la industria colombiana. .......................................................... 9


2) Importancia del sector industrial en la economía: valor agregado y empleo. ............ 13


3) Otros elementos descriptivos del estado actual del sector industrial. ........................ 14


4) A modo DE SÍNTESIS ........................................................................................... 19




III. SITUACIÓN DE LAS EXPORTACIONES INDUSTRIALES COLOMBIANAS


1990-2009 ................................................................................................................22




1) Una mirada convencional a las exportaciones colombianas: tradicionales y no


tradicionales .................................................................................................................... 22




2) Las exportaciones totales e industriales mundiales y colombianas: intensidad


tecnológica y sofisticación............................................................................................... 32



i) Comportamiento de las Exportaciones Mundiales de Manufacturas 1990-2009: el patrón de
estructura tecnológica. ............................................................................................................. 33
ii) Comportamiento de las Exportaciones colombianas de Manufacturas 1990-2009:
Estructura tecnológica.............................................................................................................. 37
iii) Patrón de sofisticación de las exportaciones de manufacturas colombianas: ..................... 46
iv) Análisis de las exportaciones colombianas según socios comerciales: Casos Venezuela y
CAN. 51




3) Argumentos adicionales de Diversificación Exportadora ......................................... 59



i) Índice de Herfindahl-Hirschmann ................................................................................... 59
ii) Papel de acuerdos de libre comercio sobre el proceso diversificador colombiano ............. 61




IV. ANÁLISIS DE LA POLÍTICA COMERCIAL E INDUSTRIAL EN COLOMBIA


(1990-2009)..............................................................................................................63


1) Gobierno Gaviria (1990-1994) ................................................................................ 63


2) Gobierno Ernesto Samper (1994-1998) ................................................................... 65


3) Gobierno Andrés Pastrana (1998-2002)................................................................... 67


4) Primer Gobierno Álvaro Uribe (2002-2006) ............................................................ 69


5) Segundo Gobierno Álvaro Uribe (2006-2010) ......................................................... 71




V. CONCLUSIONES .............................................................................................80




ANEXO 1 .................................................................................................................85




2


ANEXO 2 .................................................................................................................89


BIBLIOGRAFÍA .......................................................................................................90




3


SITUACIÓN RECIENTE DE LAS EXPORTACIONES INDUSTRIALES DE


COLOMBIA (1990-2009)
1








Danilo Torres
2


Enrique Gilles
3




Juan David Gómez y Angélica Rojas
4






















I. INTRODUCCIÓN




Este documento tiene como objetivo presentar la situación de las exportaciones


industriales colombianas en las dos últimas décadas, tomando como base la


presentación convencional de las mismas (tradicionales y no tradicionales) y


contrastándola con la metodología de diferenciación de intensidades tecnológicas en


las exportaciones ofrecida por Sanjaya Lall. Este autor establece una primera gran


división de las exportaciones entre primarias y de manufacturas. Las últimas, a su vez,


las clasifica en cuatro: exportaciones basadas en recursos naturales, y exportaciones



1 El presente documento es el primer capítulo de la investigación “Análisis de la Política Comercial y
su Impacto en las Exportaciones Industriales (1990-2009)” del Programa de Comercio Internacional de
la Universidad Jorge Tadeo Lozano. El mismo contó con el generoso apoyo del Instituto Virtual de la


Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), a través de un


Fellowship que obtuvo el investigador principal en el mes de octubre de 2010, Ginebra, Suiza. Se


agradecen los valiosos comentarios de Rafael Barbosa (Miembro de la delegación de Colombia en


Ginebra), Joaquín Montes (Organización Mundial del Comercio-OMC) y Carlos Razo (UNCTAD), a


una exposición preliminar sobre el tema. Aki Kuwahara, funcionario de la UNCTAD y Mauricio


García, funcionario de Proexport-Colombia, colaboraron en el manejo inicial de las bases de datos


WITS COMTRADE.

2
Investigador Principal. Profesor de Tiempo Completo, Universidad Jorge Tadeo Lozano, e-


mail: danilo.torres@utadeo.edu.co
3
Co-investigador. Profesor de Tiempo Completo, Universidad Jorge Tadeo Lozano, e-mail:


enriquee.gillesr@utadeo.edu.co
4
Asistentes de Investigación.




4


con contenido tecnológico bajo, medio y alto. Al interior de cada una de estas hace


una desagregación adicional, de manera que se explica la estructura y el desempeño


exportador de un país en función de la incorporación de crecientes niveles


tecnológicos.




El contexto de la discusión es una globalización caracterizada por rápidos y profundos


cambios tecnológicos, reducción de las distancias económicas y baja en los costos de


transporte, amplios y complejos niveles de información, extendida política de


liberalización comercial, internacionalización de la cadena de valor, radical alteración


de la naturaleza y el ambiente que enfrentan las empresas y, en consecuencia, nuevas


formas de organización industrial, entre otras. Esta situación ha incrementado con


gran intensidad los participantes en los mercados mundiales, los cuales a su vez, se


caracterizan por haber incorporado a sus procesos productivos nuevas tecnologías,


avanzadas destrezas y sofisticadas patrones de producción y distribución
5
.




El marco descrito en el que se desenvuelven las exportaciones, invita a una reflexión


relacionada con la necesidad de adecuar la política comercial y, especialmente, la


industrial a las nuevas condiciones que caracterizan la demanda mundial por


productos nacionales. En particular, clasificar los productos exportables en


tradicionales y no tradicionales o en principales exportaciones y resto de


exportaciones, y formular la política de promoción sobre la base de estas


categorizaciones sugiere cierta inconsistencia con las nuevas realidades del comercio


mundial. De manera que una clasificación de la oferta exportable basada en patrones



5 Esta caracterización de la globalización económica se basa en Bordo, M. Taylor A. y williamson, J.


(2003); Castells, M. (1999); Guillen, H. (2000) Jones, G. (2005); Kalmanovitz, S. (2007); Pizano, D.


(2002); O‟Rourke, K. y Williamson, J. (2000)




5


tecnológicos nos coloca en línea con la configuración actual de los flujos de bienes


internacionales. Adicionalmente, permite hacer análisis comparativo de la estructura


exportadora de otros países y de sus políticas, con lo cual es posible extraer lecciones


de los éxitos y fracasos de esas experiencias.




La descripción general del sector industrial colombiano demuestra que ha pasado por


un periodo de disminución en su importancia relativa en la economía, en la década de


los noventa, pero ya entrado el nuevo siglo ha presentado algunas señales de


recuperación. Es preciso mencionar, sin embargo, que la participación de la industria


en la economía permanece en niveles inferiores a los que prevalecían antes del


proceso de apertura que se dio a partir de los años noventa.




En este mismo sentido, dada la correlación negativa entre empleo y producción


industrial, particularmente desde 1994, se evidencia la existencia de aumentos en la


productividad del trabajo a nivel agregado en el sector, lo que puede estar reflejando


aumentos generalizados de la misma o una nueva configuración industrial


caracterizada por industrias menos intensivas en mano de obra.




La industria colombiana ha tenido una marcada orientación hacia el mercado interno.


Esta característica tiene al menos dos problemas asociados: en primer lugar, vincula el


desempeño industrial a los vaivenes de la situación económica local, lo que se traduce


en vulnerabilidad en relación al ciclo económico. Además, el tamaño del mercado


interno define los límites naturales de crecimiento del sector. En segundo lugar, la


excesiva mirada al mercado interno hace que la industria deje de aprovechar


eventuales oportunidades en los mercados internacionales.




6




Así, el comportamiento de las exportaciones totales colombianas, en estos veinte


años, desde el punto de vista de tradicionales y no tradicionales, así como desde la


perspectiva de intensidad tecnológica, muestra una amplia dependencia por productos


primarios y manufacturas basadas en recursos naturales y poca tecnología. A pesar de


lo anterior, se ha venido dando un lento proceso de diversificación exportadora


soportado, parcialmente, en productos con niveles medios y altos de tecnología. No


obstante lo anterior, la participación de estos productos dentro del total exportado por


el país es baja.




En el módico proceso de diversificación y el lento avance de la oferta exportadora


industrial juega papel importante la región andina y, principalmente, Venezuela. Un


magro porcentaje de exportaciones con creciente valor tecnológico y sofisticación se


destinan a mercados diferentes a los limítrofes, lo cual sería prueba de cierta madurez


productiva y comercial.




A principios de la década de los noventa la política industrial se redujo a su mínima


expresión y la política comercial privilegió el papel del mercado
6
. La situación de la


primera se manifestó en el carácter transversal y neutral que fueron adoptando las


medidas e instrumentos y el progresivo desmantelamiento de políticas verticales. La


segunda abrió la economía, primero gradual y luego abruptamente, y con esto expuso


el sector a una competencia indiscriminada, lo cual, junto con un proceso de



6
Por política Industrial se entiende el conjunto de acciones, medidas e instrumentos adoptadas por el


gobierno que tienen como principal objetivo aumentar la competitividad del sector y por esta vía


contribuir al desarrollo económico. La política comercial, de otra parte, se define como la acción del


gobierno a través de diversas medidas que toman los países con el propósito de afectar el intercambio


de bienes, servicios, capitales y mano de obra para el logro de una serie de objetivos que suelen


sintetizarse en mayor eficiencia en los procesos de asignación de recursos y mejora del bienestar.




7


revaluación que se produjo por la apertura al capital, contribuyó a profundizar la crisis


que ya afectaba al mismo.




En la primera década del siglo XXI se plantearon reformas institucionales con la


incorporación del Ministerio de Desarrollo Económico al Ministerio de Comercio


Exterior, al que se le agregarían responsabilidades en el tema de la industria y el


turismo; y la cesación de funciones del Instituto de Fomento Industrial (IFI), asumidas


por el Banco de Comercio Exterior (Bancoldex).




El nuevo nombre de la política industrial fue Competitividad y en principio la misma


se formuló en términos transversales, con un gran componente institucional (diálogo


entre el sector público y privado) y un amplio arsenal de acciones, medidas e


instrumentos. La misma fue deviniendo progresivamente hacia una Política de


Transformación Productiva (PTP), alianza pública-privada para desarrollar sectores de


clase mundial, y al final de la segunda administración del presidente Uribe se


seleccionaron sectores y se formularon políticas para los mismos (Política de


Desarrollo Empresarial). El estudio plantea que a pesar de los múltiples cambios en


las normas y en la organización administrativa poco se ha contribuido a colocar al


sector y a las exportaciones industriales a la altura de las exigencias del mercado


nacional y mundial.




Lo anterior contrasta con la dinámica mundial de exportaciones que se centra en


exportaciones de manufacturas y, especialmente, en bienes de media y alta tecnología.


Se plantea un reto de enormes proporciones, ya que una exitosa inserción comercial


del país debería articularse a la corriente exportadora de este tipo de productos, que




8


son los más dinámicos, los que tienen mayor participación dentro del total comerciado


a nivel mundial, los que exigen crecientes niveles de agregación de valor, y en


consecuencia, estructuras productivas competitivas.




A pesar de lo anterior y de los reiterados diagnósticos pesimistas de la oferta


exportable colombiana, se pretende señalar los avances logrados por algunos sectores


en su posicionamiento internacional, así como los beneficios que el amplio proceso de


concertación, dada la nueva institucionalidad, ha generado, en particular, en lo que


tiene que ver con cultura exportadora, competitividad y conocimiento sectorial. La


reorganización administrativa debe propender por profundizar la eliminación de


prácticas e incentivos que favorecen comportamientos rentísticos. Mayor


transparencia por parte del gobierno, burocracia oficial más preparada, evaluaciones


periódicas e indicadores de cumplimiento ayudarían a una mayor efectividad de las


políticas.




El artículo está dividido en cuatro partes. La primera muestra una descripción general


del sector industrial colombiano en el pasado reciente. La segunda hace un análisis de


las exportaciones totales e industriales colombianas desde la perspectiva convencional


en el periodo 1990-2009 y la contrasta con la perspectiva de patrones de


incorporación tecnológica. Esta metodología es, a su vez, aplicada al desempeño de


las exportaciones mundiales y colombianas, lo cual permite su comparación. La


tercera hace una presentación de las principales políticas comerciales e industriales


llevadas a cabo por el país en el periodo referido, de manera que se pueda establecer


una primera relación, de carácter descriptivo, entre resultados obtenidos y políticas


aplicadas. Por último, se plantean algunas conclusiones.




9


II. DIAGNÓSTICO DEL SECTOR INDUSTRIAL COLOMBIANO EN EL
PASADO RECIENTE (1990-2009)




En esta sección se brinda una caracterización general sobre el estado actual del sector


industrial colombiano. Para este fin, se presentan diversos indicadores que dan cuenta


de la importancia del sector en términos del PIB, en comparación con otros sectores, y


en la generación de empleo. El análisis comienza con la evolución en el período


estudiado, 1990-2009, y termina con algunos indicadores actuales del sector (datos del


año 2009).




1) EVOLUCIÓN RECIENTE DE LA INDUSTRIA COLOMBIANA.




Para comenzar el análisis, se considera cómo se ha comportado el sector en el periodo


de estudio, y cuál ha sido su peso en la economía. Tarea que puede adoptar al menos


dos enfoques. El primero, consiste en analizar el crecimiento en términos absolutos


del valor agregado industrial. El segundo por su parte, pasa por determinar el peso del


sector en la economía. Al respecto, se hablará de industrialización como un proceso


que puede medirse en términos absolutos y en términos relativos. Bajo la primera


aproximación, se habla de un proceso de industrialización cuando la producción


industrial crece, mientras que, bajo la segunda aproximación, hay industrialización


cuando el valor agregado industrial aumenta como porcentaje del valor agregado total.




Con la Gráfica 1 se intenta dar una primera respuesta acerca de la importancia del


sector manufacturero en la economía colombiana, por medio de la presentación del


peso del sector, medido por el Valor Agregado Industrial (VAI) en relación al Valor


Agregado Bruto (VAB).





10


Gráfica 1.


Participación del Sector Manufacturero en el Valor Agregado


(1990-2009)



Fuente: Cálculos propios en base a CEPAL.




La Gráfica 1 permite identificar tendencias y así adelantar alguna conjetura acerca de


la evolución del sector manufacturero. Se aprecian al menos dos subperiodos bastante


bien definidos: el primero, de pérdida de peso de la industria en el valor agregado


bruto, o desindustrialización relativa, que va desde 1990 hasta 1997 cuando se pasa


del 18,2% al 13,5% y el segundo, caracterizado por una recuperación, desde 1998


hasta 2007 cuando se llega a un 15,9%. Si bien no se vuelve a los valores anteriores a


la apertura (que estuvieron en el entorno del 22% durante las décadas de 1970 y


1980), se evidencia una tendencia alcista desde 1997. Cabe acotar, sin embargo, que


dicha tendencia se revierte una vez más en 2008, dando paso a una nueva caída.




Una primera aproximación a la interpretación de estas tendencias se obtiene al


complementar el análisis con la política comercial llevada a lo largo del periodo


analizado: la primera fase señalada, de desindustrialización, definida anteriormente,


puede deberse al impacto que tuvo la apertura de la economía colombiana sobre el




11


sector industrial. En efecto, el parcial desmantelamiento de la protección perjudicó


directamente la producción industrial en sectores que no estaban preparados para la


competencia. El mismo argumento puede estar explicando la reactivación posterior:


una vez realizado el ajuste aperturista, algunos sectores lograron consolidarse,


fortalecerse e incluso aprovechar las oportunidades de los mercados internacionales,


dando lugar a un crecimiento industrial y una paulatina recuperación del terreno


perdido.




Lo anterior puede observarse en la Gráfica 2, en donde se presenta la evolución de la


producción real de la industria y del empleo total del sector en el periodo de estudio,


1990-2009. Allí, vemos índices de esas variables con información de la Muestra


Mensual Manufacturera (MMM) del DANE.
7


Gráfica 2.


Índices de Producción y Empleo industrial


(1990-2009)



Fuente: DANE.





7 Se considera producción sin incluir trilla de café.




12


Como resulta aparente, y exceptuando algunos episodios particulares, se puede ver


que el desempeño de la producción industrial durante la década de los noventa


presenta una leve tendencia alcista (un aumento promedio anual del 0,5%).


Complementando esta información con la presentada en la Gráfica 1, se observa que


el crecimiento industrial en los noventa fue inferior al crecimiento del PIB, situación


que explica la pérdida de importancia relativa del sector industrial en la economía.


Desde esta perspectiva, se evidencia un proceso de desindustrialización en términos


relativos.




La segunda década de estudio de este análisis presenta una primera fase de


estancamiento, y una segunda fase de franca expansión. El promedio de crecimiento


industrial en esta década es del 3,9% anual. En esta oportunidad el crecimiento


industrial fue más fuerte que el de la economía, lo que explica el crecimiento de la


participación del sector manufacturero en el valor agregado bruto como se observa en


la Gráfica 1.




En cuanto al empleo, se aprecia una disminución en todo el periodo a una tasa


promedio anual del 1,8%. Esto indica que el sector expulsó mano de obra, soportando


desde otra perspectiva la hipótesis de desindustrialización que se menciona


precedentemente. Además, vemos que la década de los noventa –en la cual se puso en


práctica la apertura comercial de la economía colombiana– presentó una caída


bastante importante del empleo, a una tasa promedio anual del 2,7%. La tendencia


continuó en el segundo subperiodo de la muestra, durante los años 2000, pero el ritmo


ha sido más lento, cayendo en promedio un 0,9% anual.





13


Para finalizar, si se analiza la evolución conjunta de la producción y del empleo en el


sector manufacturero, se ve que la tendencia del empleo en los primeros años de la


década de los noventa es similar a la de la producción industrial: más producción,


acompañada de más empleo. Sin embargo, a partir del año 1993, y aun más


claramente desde el año 2000, ambas variables se comportan de manera opuesta:


mientras que la producción continúa creciendo, el índice de empleo continúa


descendiendo. Esto es evidencia acerca de la existencia de aumentos en la


productividad del trabajo a nivel agregado en el sector industrial, lo que puede estar


reflejando aumentos generalizados de la misma o una nueva configuración industrial


caracterizada por industrias menos intensivas en mano de obra.




En síntesis, el sector industrial colombiano ha pasado por un periodo de disminución


en su importancia relativa en la economía, en la década de los noventa, pero ya


entrado el nuevo siglo se han presenciado algunas señales de recuperación. Dicho


esto, es preciso mencionar que la participación del sector industrial en la economía


permanece en niveles inferiores a los que prevalecían antes del proceso de apertura en


los 90.






2) IMPORTANCIA DEL SECTOR INDUSTRIAL EN LA ECONOMÍA: VALOR
AGREGADO Y EMPLEO.




En esta sección se presentan algunos indicadores de la importancia actual del sector


industrial en la economía, con datos del año 2009. El valor agregado del sector


manufacturero representa el 15% del valor agregado bruto (VAB). Este panorama se


completa con el sector agropecuario, que representó el 9%, el sector Explotación de




14


Minas el 7% y el restante 69% que incluye Electricidad Gas y Agua; Construcción;


Comercio; Transporte; sector Financiero; Servicios Sociales. Esto confirma la escasa


importancia del sector industrial en términos de la producción total colombiana.




Por otro lado, el sector manufacturero emplea aproximadamente 2,4 millones de


personas, que teniendo en cuenta la población ocupada actual de 19,7 millones,


representa el 12,2% de los ocupados
8
.






3) OTROS ELEMENTOS DESCRIPTIVOS DEL ESTADO ACTUAL DEL SECTOR
INDUSTRIAL.




En esta sección se realiza una síntesis de indicadores relevantes del sector industrial,


por medio de un cruce de criterios, con datos correspondientes al año 2009 obtenidos


de la Encuesta Anual Manufacturera que realiza el DANE.




El Cuadro 1 presenta información acerca de los subsectores de la industria


(identificados por el código CIIU Revisión 3) que son más importantes en cuanto a


número de establecimientos, empleo, producción y valor agregado.















8 Los datos empleados en esta sección provienen del DANE. En la sección anterior se utilizan datos de la CEPAL,
lo que puede explicar alguna diferencia en los indicadores para el año 2009.




15


Cuadro 1.


Subsectores más importantes del sector industrial (2009)




Criterios Número de


Establecimientos


Personal


Ocupado


Producción


Bruta


Valor Agregado


1er grupo


industrial


15 – Alimentos y
Bebidas: 19,6%


15 – Alimentos y
Bebidas: 23,5%


15 – Alimentos y
Bebidas:


33,3%


15 – Alimentos y
Bebidas: 31,5%


2do grupo


industrial


18 – Fabricación
de prendas de


vestir: 9,6%


24 – Fabricación
de Sustancias y


Prod. Químicos:


11,0%


24 – Fabricación
de Sustancias y


Prod. Químicos:


13,2%




24 – Fabricación
de Sustancias y


Prod. Químicos:


13,4%




3er grupo


industrial


24 – Fabricación
de Sustancias y
Prod. Químicos:


9,1%




18 – Fabricación
de prendas de
vestir: 9,5%


23 – Refinados
del Petróleo:
11,5%




23 – Refinados
del Petróleo:
13,3%




4to grupo


industrial


25 – Fabricación
de productos de


caucho y de


plástico: 8,3%


25 – Fabricación
de productos de


caucho y de


plástico: 7,6%


26 – Fabricación
de otros productos


minerales no


metálicos: 5,6%


26 – Fabricación
de otros productos


minerales no


metálicos: 7,2%




Fuente: cálculos propios en base a DANE, Encuesta Anual Manufacturera (2009).




A partir de esta información surgen varios elementos interesantes. Para comenzar, el


subsector más importante en términos de número de establecimientos es “Elaboración


de Productos Alimenticios y Elaboración de Bebidas”. Los subsectores que se sitúan a


continuación son, en orden decreciente, “Fabricación de prendas de vestir” (número


18 CIIU Rev. 3); “Fabricación de Sustancias y Productos Químicos” (número 24 CIIU


Rev. 3) y Fabricación de productos de caucho y de plástico. Como se puede apreciar,


estos cuatro subsectores representan casi el 50% del total de establecimientos


industriales.




Estos mismos cuatro son también los más importantes en cuanto a la generación de


empleo, siendo responsables de más de la mitad (52%) del empleo total industrial.





16


Al analizar la producción bruta aparecen dos nuevos subsectores, que desplazan a las


industrias de prendas de vestir y del plástico de los cuatro primeros puestos. Se trata


de los subsectores “Coquización, Fabricación de productos de la refinación del


petróleo” y “Fabricación de otros productos minerales no metálicos” (vidrios,


cerámicas, cemento). En conjunto estos cuatro subsectores representan más del 60%


de la producción bruta del sector manufacturero. Asimismo, son también los más


importantes en cuanto a generación de Valor Agregado, respondiendo por el 65% del


mismo.




Del análisis precedente se desprende que la industria manufacturera colombiana


presenta un grado de concentración relativamente importante en pocos subsectores.


En efecto, los cuatro subsectores más importantes representan más del 50% de cada


uno de los diferentes criterios analizados. Es de destacar, en particular, la importancia


de la industria alimenticia y de bebidas: bajo cualquiera de los criterios es la líder


indiscutida, duplicando al menos la importancia de la industria que le sigue en el


segundo puesto.




El Cuadro 2 puede verse como una continuación del cuadro anterior, que permite una


ampliación del análisis. Utilizando los mismos criterios descriptivos del Cuadro 1, el


universo de empresas industriales se clasifica ahora no por su importancia relativa


sino de acuerdo a dos categorías: la escala de personal ocupado (medido en cantidad


de empleados) y la escala del valor de la producción (medido en millones de pesos).




Bajo la primera aproximación (escala de ocupación) se propone el análisis de tres


grupos: las empresas que contratan a menos de 100 personas, las que ocupan entre




17


100 y 800 personas, y las que ocupan a más de 800. De esta manera, el primer grupo


permite analizar las denominadas “micro, pequeñas y medianas empresas”, el segundo


las empresas de tamaño intermedio, y el tercero, permite identificar el


comportamiento de las grandes empresas industriales colombianas.




Cuadro 2.


Síntesis de indicadores relevantes del sector industrial (2009)




Criterios Número de


Establecimientos


Personal


Ocupado


Producción


Bruta


Valor Agregado


Escala de


personal


ocupado


Menor a 100:


81,6%


Mayor a 800:


1,0%


Menor a 100:


29,1%


Mayor a 800:


16,8%


Menor a 100:


19,7%


Mayor a 800:


23,9%


Menor a 100:


16,4%


Mayor a 800:


25,9%


Escala de


Valor de la


Producción


(mill. pesos)


Menor a 2000:


59,0%


Mayor a 25000:


9,1%


Menor a 2000:


14,4%


Mayor a 25000:


46,4%


Menor a 2000:


3,3%


Mayor a 25000:


78,1%


Menor a 2000:


3,5%


Mayor a 25000:


77,8%




Fuente: cálculos propios en base a DANE, Encuesta Anual Manufacturera (2009).


Las empresas que contratan a menos de 100 empleados representan el 81,6% de los


establecimientos, lo que indica que una amplia mayoría de unidades industriales


puede ser clasificada como “micro, pequeñas y medianas” empresas. Si se finalizara


el análisis aquí, se podría concluir erróneamente acerca de la importancia de dichos


establecimientos para la industria colombiana. En efecto, si se complementa esa


información con los demás criterios, el panorama es distinto: estos establecimientos


son responsables del 29,1% del empleo industrial, producen el 19,7% del total de la


producción y generan el 16,4% del valor agregado. Todo ello indica que las pequeñas


y medianas empresas, si bien representan un número importante de establecimientos,


no contribuyen de manera sobresaliente al empleo, la producción, o la generación de


valor agregado.





18


El grupo de empresas que ocupan entre 100 y 800 personas representa el 17,4% del


total de establecimientos, sin embargo, ocupa al 54,1% del total de los empleados del


sector industrial, y su actividad representa el 56,4% de la producción total y el 57,7%


del valor agregado sectorial. A pesar del reducido número de unidades que pertenecen


a esta franja, es el grupo más importante en cuanto a producción, empleo y valor


agregado.




En el otro extremo de la distribución, los establecimientos que ocupan a más de 800


trabajadores –que representan apenas el 1% del total de establecimientos– son


responsables del 16,8% del empleo sectorial, responden por el 23,9% de la producción


y se encargan de generar el 25,9% del valor agregado manufacturero.




En segundo lugar, se presenta información de acuerdo al criterio del valor de


producción de las empresas manufactureras. Para dar cuenta de una manera clara de la


concentración del sector, los datos se presentan en relación a dos cortes: el de los


2.000 millones de pesos (aproximadamente USD 1,1 millones) y el de los 25.000


millones de pesos (aproximadamente USD 14 millones). De forma residual se puede


hallar el peso de las industrias con valores de producción intermedios, esto es,


aquellas con producción superior a dos mil millones de pesos pero inferior a


veinticinco mil millones de pesos.




Las empresas cuyo valor de producción es inferior a los 2.000 millones de pesos, si


bien son una mayoría absoluta pues representan 3 de cada 5 establecimientos


industriales, ocupan a apenas 1 de cada 7 de los empleados del sector. Aún más, este




19


grupo produce solamente el 3,3% del total y genera el 3,5% del valor agregado


manufacturero.




Por otro lado, las empresas cuyo valor de producción supera los 25.000 millones de


pesos representan apenas el 9,1% de los establecimientos pero son responsables por el


46,4% del empleo industrial; generan el 78,1% de la producción total y el 77,8% del


valor agregado.




4) A MODO DE SÍNTESIS




Se pueden señalar las siguientes características fundamentales de la estructura actual


del sector industrial colombiano:




Escasa diversificación: aproximadamente la mitad de los establecimientos pertenece


a cuatro grupos industriales: Alimentos y Bebidas; Textil; Sustancias y Productos


Químicos; y Productos de Caucho y de Plástico.




Importancia relativa de las pequeñas empresas industriales: ocho de cada diez


establecimientos ocupan a menos de 100 personas y seis de cada diez tienen una


producción cuyo valor no supera los 2.000 millones de pesos.




Empleo: concentración sectorial y en empresas medianas. Bajo el criterio del


empleo industrial, el 52% del mismo se concentra en los cuatro subsectores


mencionados precedentemente, y más de la mitad del empleo industrial se verifica en


las empresas que ocupan entre 100 y 800 empleados.




20




Alta concentración de acuerdo a producción y generación de valor agregado. Se


debe mencionar que los subsectores Alimentos y Bebidas; Sustancias y Productos


Químicos; Refinados del Petróleo; y Productos Minerales no Metálicos concentran


más del 60% de la producción y el valor agregado. Alrededor del 80% de la


producción y del valor agregado del sector manufacturero colombiano se genera en


establecimientos grandes, cuyo valor de producción excede los 25 mil millones de


pesos anuales.




Lo expresado en este capítulo permite situar la estructura industrial colombiana en el


contexto de su evolución histórica. Una industria que, como en la mayoría de países


latinoamericanos, creció al abrigo de la protección y que fue desarrollada desde lo


simple a lo complejo, recibe el nuevo milenio con una estructura poco diversificada,


concentrada en sectores de tecnología baja y media, de industria liviana.




En efecto, el proceso de sustitución de importaciones, si bien tuvo importancia


fundamental en el impulso y el crecimiento de la industria colombiana, nunca pudo


superar ciertos estadios de desarrollo. No es el objetivo de este estudio analizar las


causas del agotamiento de este proceso, pero sí se puede mencionar que la industria


local ha tenido una marcada orientación hacia el mercado interno. Depender del


mercado interno presenta, en principio, tres inconvenientes: en primer lugar, el ciclo


económico nacional determina el desempeño de la industria, de manera que este


último depende de las fluctuaciones de la situación económica local. Además, la


magnitud del mercado interno establece los términos naturales de crecimiento del


sector. En segundo lugar, la escaza división del trabajo resultado de un mercado




21


doméstico pequeño genera bajos niveles de productividad y salarios precarios. Por


último, eventuales oportunidades en los mercados internacionales para el sector


industrial, se pierden ante la preferida mirada que se tiene del mercado interno.




No obstante lo anterior, y una vez superado el impacto del desmantelamiento de la


protección de la década de los noventa, la industria colombiana presenta signos


básicos en torno a aumentar su presencia internacional. Este es un proceso que si bien


no comienza recientemente, se ha dado básicamente en una escala regional y de la


mano de acuerdos comerciales, siendo Venezuela un socio fundamental. En el


próximo capítulo se analizan las características principales de esta inserción


internacional de las manufacturas colombianas.





















































22


III. SITUACIÓN DE LAS EXPORTACIONES INDUSTRIALES
COLOMBIANAS 1990-2009




1) UNA MIRADA CONVENCIONAL A LAS EXPORTACIONES COLOMBIANAS:
TRADICIONALES Y NO TRADICIONALES




Planteada la situación del sector industrial, la presente sección tiene como objetivo


estudiar el comportamiento de las exportaciones colombianas y, particularmente, las


industriales en el periodo 1990-2009. Este ejercicio se desarrolla a partir de dos


metodologías: la primera se basa en el análisis convencional del desempeño de las


exportaciones utilizado en Colombia, en tanto que la segunda considera el tema desde


la perspectiva del componente de valor agregado incorporado en el proceso


productivo de las exportaciones.




En Colombia las exportaciones totales suelen dividirse, en tradicionales (café, carbón,


petróleo y sus derivados y ferroníquel) y no tradicionales
9
, razones de forma y fondo


explican esta diferenciación. En primer lugar, se mantiene esta clasificación para darle


continuidad a series estadísticas de exportaciones que se conservan desde la década de


los setenta. En segundo lugar, se suelen considerar a las exportaciones tradicionales


como insensibles a las variaciones en la tasa de cambio y, en este sentido, ameritan un


tratamiento particular. Por último, aunque no de manera explícita, se asume que las


primeras han logrado cierta madurez comercial y que las segundas están en proceso de



9 Para conservar la serie desde 1990 se utiliza como fuente de información las bases de datos del Banco


de la República, que redenomina las categorías exportaciones tradicionales y no tradicionales por


"Principales exportaciones" y "Resto de exportaciones", respectivamente. La fuente del Banco es el
Departamento Nacional de Estadística (DANE) que en sus informes periódicos mantiene la primera


categoría. Cualquiera de las dos clasificaciones resulta obsoleta frente a la nueva estructura económica


y comercial planteada en la introducción. En este sentido, es válido el debate suscitado por la OMC


proponiendo la necesidad de modificar la forma de elaborar, presentar y utilizar las estadísticas de


comercio internacional (Ver Sturgeon y Gereffi (2009); Maurer y Degain (2010); Jara (2010); Lamy


(2010): Xing (2011)).




23


lograrla. Esta división tiene implicaciones, para algunos organismos gubernamentales,


en términos de política comercial e industrial, ya que un conjunto de incentivos de


carácter fiscal y crediticio se han establecido históricamente para ayudar a la segundas


a lograr el referido desarrollo, buscando, adicionalmente, que estas políticas


contribuyan a diversificar la oferta exportadora
10


.




Aunque nominalmente se formula la necesidad de no depender de pocos productos, la


realidad le plantea al país el debate de si debe profundizar en la estructura exportadora


establecida o si debe propender por la diversificación. Desde el punto de vista teórico


el argumento de la concentración exportadora es ampliamente cuestionado. Razones


de carácter macroeconómico y microeconómico son esgrimidas
11


.




Desde el punto de vista macro se ha demostrado que la concentración sectorial de las


exportaciones está asociada negativamente con el crecimiento económico. En este


sentido, una alta especialización en ciertos productos de exportación implica una gran


sensibilidad a las perturbaciones específicas del sector, que generan, a su vez, elevada


volatilidad de los ingresos por exportaciones e impactos negativos en el crecimiento.


Dado que el comercio internacional es una actividad de doble vía, esta situación


afecta la capacidad de importación del país, la estructura productiva y la posibilidad


de consumo. En una relación de causalidad diferente Imbs y Wacziarg (2003)


muestran empíricamente que a medida que los países salen de la pobreza también


diversifican su producción, lo que iría en contra de la idea de que para crecer hay que


especializarse de acuerdo con el principio de las ventajas comparativas.



10 En Colombia de manera deliberada se formulan políticas de apoyo a las exportaciones desde 1958


cuando se estableció el primer estatuto de Zonas Francas, Ley 105 del referido año. La Ley 1era de


1959, amplió el espectro de promoción y delegó en el Instituto de Fomento Industrial (IFI) esta tarea


(Torres, 2011).
11 Volpe y Gómez (2009) hacen una buena síntesis de algunas de estas razones.




24




Desde el punto de vista micro la agrupación de las exportaciones en pocos sectores


afecta negativamente el incremento de la productividad, ya que los eslabonamientos


del sector son precarios y, en consecuencia, no origina aumentos en los insumos


empleados, ni incrementa la eficiencia de los utilizados. En este mismo sentido, no se


genera el conocimiento productivo y comercial que implica un proceso de


exportación.




Si la dependencia es por exportaciones de recursos naturales el costo puede ser mayor


debido a la tasa relativamente baja de los avances tecnológicos en el sector primario y


a la tendencia secular descendente de los precios relativos de sus productos
12


. De otra


parte, países que dependen de recursos naturales son proclives a sufrir de "enfermedad


holandesa", que implica que apogeos repetidos en los precios de los productos de


exportación conducen a apreciaciones reales de la moneda nacional, lo que hace más


difícil para otros exportadores mantener o ganar competitividad internacional. De otra


parte, se genera un gran incentivo importador con lo que la producción nacional y el


empleo se afectan.




Para Arbeláez, et al, (2008) la diversificación posibilita que agentes aversos al riesgo


logren, al tener varias opciones, minimizarlo y por esta vía aumentar la inversión. En


adición, el cambio induce adelantos en la productividad que suelen llevar a descubrir


y a crear ventajas competitivas.





12 Esta es la típica tesis de deterioro estructural de los términos de intercambio formulada por Raúl


Prebish en 1950, citada por Volpe y Gómez (2009), la cual tuvo validez durante buena parte del siglo


XX, pero que en los últimos años ha sido refutada por los hechos.




25


Desde esta perspectiva teórica una posición que podría considerarse intermedia entre


la concentración exportadora y la diversificación per-se, tan argumentada, esta última,


en medios académicos, se expresa en un trabajo reciente de Yifu y Monga (2010)


quienes señalan que la selección de sectores para diversificar debe darse sobre la base


de ventajas comparativas latentes, a lo cual incumbe agregar la eliminación de


restricciones que hacen que estas potencialidades se vuelvan reales y triunfantes. Este


trabajo cuestiona la concentración sectorial porque ha demostrado su incapacidad para


incorporar niveles crecientes de desarrollo en los países y porque estos sectores han


perdido su ventaja comparativa. De la misma manera considera que la diversificación


debe atender la ventaja comparativa determinada por la estructura de dotación de


recursos existente; ya que si se aspira a una diversificación en nuevos sectores que son


demasiado avanzados a las condiciones del país, la política industrial será un fracaso.


Una serie de criterios conceptuales, amplia evidencia empírica y una rigurosa


metodología de selección de sectores sustenta esta hipótesis.




¿Cómo se ha expresado el objetivo de diversificación de exportaciones en Colombia?


Hacia finales de la década de los ochenta y principios de los noventa Colombia inició


una serie de reformas que contemplaron desde el cambio de la constitución, hasta


reformas estructurales en múltiples frentes de la economía, sus políticas y sus


instituciones. Dentro de los cambios más importantes emprendidos en el ámbito


económico estuvo la reforma comercial, la cual definió como objetivos aumentar la


productividad, diversificar la oferta exportable y lograr una mayor inserción de la


economía colombiana en la dinámica mundial. El análisis estadístico y las políticas


comerciales e industriales que se describen en las dos secciones siguientes tienen




26


como contexto el proceso de apertura y sus cambios posteriores a nivel local y el


proceso de globalización económica a nivel mundial.




En el periodo de análisis del presente estudio (1990-2009), el repunte de las


exportaciones totales en términos corrientes ha sido evidente. Las mismas crecieron


8,4% promedio anual pasando de US$ 6.720 millones en 1990 a US$ 32.853 millones


en 2009. Las exportaciones colombianas se multiplicaron 5 veces en estos veinte años


y la estructura exportadora se modificó.




Si dividimos el periodo en dos décadas (1990-1999) y (2000-2009), en la primera las


exportaciones tradicionales contabilizaron el 50,1% del total y las no tradicionales


fueron el 49,8%. En la siguiente década estos porcentajes fueron 48,5% y 51,4%,


respectivamente (Cuadro 3). Un pequeño proceso de diversificación se aprecia


durante las dos últimas décadas, la cual tuvo su manifestación más importante en el


año 2001 cuando las exportaciones no tradicionales conformaron el 51,4% de la oferta


exportable colombiana. Comparada la estructura exportadora al final del año 2009


con la registrada en 1990, cuando se inició la apertura, la hipótesis de diversificación


es válida: mientras que en 1990 las exportaciones no tradicionales representaron el


39,6%, en 2009 las mismas constituían el 45,4%.

































27


Cuadro 3


Exportaciones colombianas, clasificación Tradicionales-No Tradicionales: Crecimientos y


Participaciones (1990-2010)



Tasas de Crecimiento p.a. (%)


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES 7% 10% 8%


TOTAL TRADICIONALES 5% 11% 8%


TOTAL NO
TRADICIONALES


8% 10% 9%
T


ra
d


ic
io


n
a


le
s




Café -3% 4% 0%


Carbón 5% 20% 12%


Petróleo 9% 9% 9%


Ferroníquel 4% 14% 8%

















N


o
T


ra
d


ic
io


n
a


le
s




Sector Agropecuario 5% 8% 7%


Banano 4% 6% 5%


Flores 9% 7% 8%


Otros Agropecuarios 1% 14% 7%


Sector Minero 0% 30% 14%


Oro No Monetario* -110% 115% 25%


Esmeraldas -2% -1% -1%


Otros


Mineros


6% 26% 16%


Sector Industrial 10% 8% 9%


Textiles 3% 5% 4%


Químicos 18% 8% 13%


Papel y


Manuf.


9% 10% 10%


Cuero y
Manuf.


1% 5% 3%


Alimentos 9% 9% 9%


Otros Industriales 14% 10% 12%





Participación Expor Total Participación en T. y NT.


1990-


1999


2000-


2009


1990-


2009


1990-


1999


2000-


2009


1990-


2009
TOTAL EXPORTACIONES


TOTAL TRADICIONALES 50.2% 48.6% 49.4%


TOTAL NO


TRADICIONALES


49.8% 51.4% 50.6%


En Tradicionales


Café 17.9% 6.1% 12.0% 35.9% 12.6% 24.3%


Carbón 7.7% 11.2% 9.5% 15.4% 23.1% 19.2%


Petróleo 23.0% 28.2% 25.6% 45.5% 57.9% 51.7%


Ferroníquel 1.6% 3.1% 2.3% 3.2% 6.4% 4.8%


En No Tradicionales


Sector Agropecuario 13.2% 9.7% 11.5% 26.6% 19.0% 22.8%


Banano 5.0% 2.7% 3.9% 10.1% 5.3% 7.7%


Flores 4.7% 4.2% 4.5% 9.3% 8.2% 8.8%


Otros Agropecuarios 3.5% 2.8% 3.2% 7.2% 5.5% 6.3%


Sector Minero 3.6% 3.9% 3.8% 7.1% 7.7% 7.4%


Oro No Monetario* 0.5% 2.0% 1.3% 1.0% 4.0% 2.5%


Esmeraldas 2.6% 0.5% 1.5% 5.0% 1.0% 3.0%


Otros
Mineros


0.5% 1.4% 0.9% 1.1% 2.6% 1.9%




28


Sector Industrial 33.0% 37.8% 35.4% 66.3% 73.4% 69.8%


Textiles 8.1% 5.9% 7.0% 16.2% 11.5% 13.9%


Químicos 7.3% 9.5% 8.4% 14.7% 18.4% 16.5%


Papel y
Manuf.


2.4% 2.7% 2.5% 4.8% 5.2% 5.0%


Cuero y


Manuf.


2.2% 1.3% 1.7% 4.4% 2.5% 3.4%


Alimentos 5.2% 5.3% 5.3% 10.5% 10.3% 10.4%


Otros Industriales 7.9% 13.1% 10.5% 15.8% 25.5% 20.6%


Fuente: Cálculos propios, Datos Banco de la República de Colombia.


*Oro no monetario no tiene observaciones para el periodo de 1990-1993.




Dentro de las exportaciones tradicionales se dio una recomposición a favor de las


exportaciones de carbón y petróleo y sus derivados y en contra del café. En la década


de los noventa del siglo anterior el café participó en promedio con un 17,8% dentro


del total exportado, en tanto que en la primera década del nuevo siglo este porcentaje


fue 6%. Las participaciones del carbón fueron 7,7% (1990-1999), a 11,2% (2000-


2009) y fue el sector más dinámico al crecer 12% en promedio anual en todo el


periodo, 3.6 puntos por encima de las totales. Para el caso del petróleo los datos de


participación fueron 23% y 28,2%, respectivamente, con un crecimiento del 9% en


todo el periodo. De manera que las exportaciones minero tradicionales pasaron de


representar el 32% en la última década del noventa al 42%, dentro del total exportado,


en la primera década del nuevo milenio, y crecieron por encima de las totales (Cuadro


3).




La explicación del auge minero se debió en lo fundamental a los incrementos en los


precios de estos productos, como resultado de la mayor demanda por parte de países


emergentes como China, India, Rusia, Brasil, entre otros, y por el crecimiento de la


economía mundial por lo menos hasta el año 2008. Así, en el caso del carbón el


creciente consumo mundial de energía, el inestable mercado del petróleo y del gas


natural, el rechazo a la energía nuclear, reservas mundiales estimadas en 200 años y la


seguridad que ofrece para el país el contar con reservas propias, fueron algunas de las




29


razones que explicaron el desempeño de las exportaciones de este producto. En el


caso del petróleo y sus derivados, por el lado de la oferta, la caída, especialmente en el


año 2007, de las reservas mundiales probadas de crudo y los agudos conflictos


políticos de países productores generaron gran incertidumbre en el mercado mundial


de este recurso energético
13


.




Los efectos del auge minero tradicional tienen en principio cinco connotaciones en lo


que tiene que ver con las exportaciones con valor agregado y el desarrollo económico


del país: en la medida que aumentan los ingresos por exportaciones mineras se


relativizan los esfuerzos de diversificación. Esto lo que quiere decir es que dado que


la diferenciación de productos y agregación de valor es una tarea compleja, demanda


recursos y permanente adecuación, la misma se desestimula ante la obtención fácil de


ingresos. De manera más evidente, en segundo lugar, los efectos revaluacionistas,


resultado de la vinculación de estos ingresos, constituyen un sesgo en contra de otro


tipo de exportaciones. El típico fenómeno de enfermedad holandesa descrito


anteriormente. Por último, se incrementa sustancialmente el riesgo en materia de


recursos externos para el país al depender de productos que tienen una gran


volatilidad en los mercados internacionales, con los consecuentes efectos en materia


de crecimiento y desarrollo económico. La extracción de rentas mineras por parte del


Estado o de sectores privados y los perversos efectos ambientales que conlleva la


explotación y exploración de recursos naturales completan el cuadro descrito.



13 En la última década el índice de precios del carbón, pasó de 52,6 en el año 2000 a 148,8 en 2009,


alcanzando un máximo en 2008 con 265,9. (Base 2005). Lo anterior, implicó un crecimiento promedio
anual del índice de 22,2%. (Fuente: International Monetary Fund, World Economic Outlook Database,


April 2011. (Commodity Coal Price Index includes Australian and South African Coal)). En este


mismo periodo, el precio promedio anual del barril de petróleo, calculado como un promedio simple de


los 3 indicadores mundiales (Brent, WTI, DF), pasó de ser US$D 28,2 en el año 2000 a US$D 61,7 en


2009, teniendo un pico máximo en 2008 cuando llegó a US$D 97,03. (Fuente: International Monetary


Fund, World Economic Outlook Database, April 2011.).




30




La hipótesis de leve diversificación exportadora en Colombia, que sostiene este


trabajo, se hace más clara si se analiza la estructura de las exportaciones no


tradicionales. Al dividir estas en agrícolas, mineras e industriales, las primeras pierden


participación a favor de las últimas. En efecto, dentro del total exportado por


Colombia, las exportaciones no tradicionales agrícolas pasaron de participar 13,2% en


la década del noventa a 9,7% en la década 2000-2009 y su crecimiento en todo el


periodo fue 6,6%, inferior al registrado por las exportaciones totales. Por su parte, las


exportaciones industriales no tradicionales pasaron de participar 33% a 37,7%, y


crecieron al 9,3%, un punto por encima de las totales. Si se mira solo el componente


de exportaciones no tradicionales, las industriales pasaron de representar dentro de


estas últimas el 66,3% en los noventa a 73,4% en la primera década del siglo XXI


(Cuadro 3).




Desde esta mirada convencional, ¿cómo fue el comportamiento de las exportaciones


no tradicionales industriales?




Dentro de las exportaciones industriales la participación más importante está en las


definidas como “Otras Industrias”, que incluyen gran variedad de sectores dentro de


los que se encuentran el automotriz, eléctrico y electrónico, fabricación de muebles y


sus manufacturas, instrumentos médicos, maquinaria de oficina, equipo de transporte,


entre otros. Estas exportaciones participaron en todo el periodo con el 10,5% dentro


de las totales; le siguen los productos químicos (8,4% de participación) y los textiles y


confecciones (7%). En las dos primeras hubo un proceso de consolidación ya que en


la década de los noventa las “Otras Industrias” participaron 7,9% dentro de las totales




31


y para la década siguiente la participación se incremento al 13,1%. Por su parte las


exportaciones químicas pasaron de representar 7,3% a 9,5%, respectivamente. Estos


dos sectores tuvieron crecimientos promedio anuales por encima de 12%, con mayor


vigor en los noventa. Los textiles redujeron su participación de 8% a 5,9% y crecieron


a un modesto 3,8%, evidenciando la difícil situación exportadora del sector (Cuadro


3).




Los otros ítems que conforman las exportaciones industriales son alimentos (participó


dentro de las totales 5,3%), papel y sus manufacturas (significó 2,5% de las totales), y


cuero y sus manufacturas (1,7% del total). Estos subsectores industriales mantuvieron


estas participaciones constantes y con excepción del cuero y sus manufacturas que


crecieron a un precario 2,7%, las dos primeras lo hicieron levemente por encima de


las exportaciones totales (Cuadro 3).




En síntesis, en estos veinte años las exportaciones no tradicionales ganaron un


pequeño espacio dentro del total exportado por el país. Las exportaciones industriales,


específicamente “Otras Industrias” y químicas, lideraron este avance, mientras que


productos de la industria liviana como textiles, confecciones y cueros poco


contribuyeron a la tarea diversificadora El espacio ganado por las exportaciones no


tradicionales ha sido lentamente erosionado, particularmente en los últimos años


(2008, 2009) por el “boom” de las exportaciones minero tradicionales, que atenta, por


diferentes vías, contra un proceso de diversificación serio y consistente.




Planteada la metodología tradicional de presentación de las exportaciones


colombianas, a continuación se coteja con la desarrollada por Sanjaya Lall (2000),




32


que muestra patrones de incorporación tecnológica y sofisticación al interior del


sector exportador, con lo cual el diagnóstico del mismo se formula en un contexto más


aproximado a la realidad de la dinámica mundial de comercio (exportaciones). Así


mismo, se posibilita la comparación con las estructuras exportadoras de otros países lo


que permite extraer lecciones de experiencias exitosas y fracasadas. En este sentido, la


formulación de la política comercial e industrial de Colombia podría ser más


concordante con los cambiantes entornos económicos latinoamericano y mundial. Dos


próximos capítulos de este proyecto de investigación abarcarán la comparación con


los principales países latinoamericanos, Estados Unidos, Unión Europea y Corea


(capítulo 2) y profundizarán en la dinámica de carácter sectorial colombiana y sus


articulaciones al comercio internacional (capítulo 3).




2) LAS EXPORTACIONES TOTALES E INDUSTRIALES MUNDIALES Y
COLOMBIANAS: INTENSIDAD TECNOLÓGICA Y SOFISTICACIÓN.




Como se ha señalado, la metodología de diferenciación de intensidades tecnológicas


para el análisis de la estructura exportadora de un país, ofrecida por Lall, divide la


misma, inicialmente, entre exportaciones primarias y de manufacturas. Las últimas, a


su vez, las clasifica en cuatro: (1) exportaciones basadas en recursos naturales, (2)


baja, (3) media y (4) alta tecnología. Al interior de cada una de estas se hace una


desagregación adicional, como se presenta en el Anexo 1, de manera que se puede


explicar la referida estructura en función de la incorporación de crecientes niveles de


tecnología. Con esta metodología, inicialmente, se considera la situación de las


exportaciones mundiales y luego la colombiana, de manera que se pueda contrastar el


desempeño de los dos escenarios.





33


i) Comportamiento de las Exportaciones Mundiales de Manufacturas 1990-
2009: el patrón de estructura tecnológica.




Como se aprecia en el Cuadro 4, durante el periodo 1990-2009 las exportaciones


mundiales crecieron a una tasa promedio anual de 7,2%. Al dividir el periodo en dos


1990-1999 y 2000-2009, la mayor dinámica de las exportaciones mundiales se dio en


el segundo, cuando las mismas crecieron 7,7%. Nótese que este dato refleja un


excelente desempeño del comercio, ya que en el periodo 2000-2009 ocurrieron hechos


que perjudicaron los intercambios comerciales. Ejemplo son la, la crisis de las


empresas asociadas al tema informático en el año 2001, las dificultades de


crecimiento de la economía norteamericana como consecuencia del ataque terrorista a


las Torres Gemelas y la caída en el comercio resultado de la crisis que la economía


mundial sufrió en el año 2009
14


. La activa economía China, junto con los favorables


desempeños de las economías de Brasil, India, Rusia y otras economías emergentes,


jalonaron de manera determinante el comportamiento del comercio en la última


década. En el periodo 1990-1999 la tasa de crecimiento de las exportaciones


mundiales fue de 6,8%. La menor dinámica para esta década se debió a la crisis


asiática y rusa y a los efectos que esta transmitió al mundo y, en particular, a buen


parte de Latinoamérica.















14 En este año, la producción mundial de mercancías cayó un 0,524% (FMI), y el comercio de


exportaciones declinó un 28,52% (OMC).




34


Cuadro 4.


Exportaciones Mundiales: Crecimientos y Participaciones 1990-2009



Tasas de Crecimiento p.a. (%)


1990-
1999


2000-


2009


1990-


2009
TOTAL EXPORTACIONES 6.81% 7.69% 7.23%


PRIMARY PRODUCTS (PP) 6.77% 9.97% 8.29%


MANUFACTURA 6.93% 7.23% 7.07%




RES. BASED MANUF 5.61% 9.77% 7.58%


RB 1: AGRO-BASED 4.62% 7.15% 5.80%


RB 2: OTHER 6.65% 11.76% 9.07%


LOW TEC. MANUF. 5.56% 6.89% 6.19%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


5.18% 4.70% 4.95%


LT2: OTHER PRODUCTS 5.88% 8.43% 7.09%


MED.TECH.MANUF. 5.81% 7.18% 6.46%


MT 1: AUTOMOTIVE 6.04% 4.82% 5.47%


MT 2: PROCESS 5.65% 8.98% 7.22%


MT 3: ENGINEERING 5.78% 7.68% 6.68%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 11.16% 5.82% 8.63%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 12.58% 4.15% 8.58%


HT 2: OTHER 7.75% 10.31% 8.96%



Participación Expor Total Participación Exp. Manuf.


1990-
1999


2000-


2009


1990-


2009


1990-


1999


2000-


2009


1990-


2009
TOTAL EXPORTACIONES


PRIMARY PRODUCTS (PP) 13.5% 15.5% 14.5%


MANUFACTURA 85.0% 83.1% 84.1%




RES. BASED MANUF 15.8% 16.1% 15.9% 18.6% 19.4% 19.0%


RB 1: AGRO-BASED 8.1% 6.5% 7.3% 9.5% 7.9% 8.7%


RB 2: OTHER 7.7% 9.6% 8.6% 9.1% 11.5% 10.3%


LOW TEC. MANUF. 16.4% 14.5% 15.4% 19.3% 17.4% 18.3%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


7.4% 5.8% 6.6% 8.7% 7.0% 7.8%


LT2: OTHER PRODUCTS 9.0% 8.6% 8.8% 10.6% 10.4% 10.5%


MED.TECH.MANUF. 33.7% 31.5% 32.6% 39.6% 37.8% 38.7%


MT 1: AUTOMOTIVE 9.7% 9.0% 9.3% 11.4% 10.8% 11.1%


MT 2: PROCESS 7.8% 7.6% 7.7% 9.2% 9.1% 9.2%


MT 3: ENGINEERING 16.2% 14.9% 15.5% 19.0% 18.0% 18.5%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 19.2% 21.1% 20.1% 22.5% 25.4% 23.9%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 13.9% 14.9% 14.4% 16.3% 17.9% 17.1%


HT 2: OTHER 5.3% 6.2% 5.7% 6.2% 7.4% 6.8%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE




En estos 20 años, las exportaciones de productos primarios crecieron a tasas


superiores a las de las exportaciones totales y a las de las exportaciones de


manufacturas, principalmente en el periodo 2000-2009. El incremento de los precios




35


de los bienes básicos, resultado de la expansión económica de los países antes


señalados, explicó en buena medida este desempeño exportador agrícola. De manera


específica estos países desplazaron su consumo hacia alimentos con altas proteínas


tales como cereales, carnes y comida de mar. El tránsito de amplias extensiones de


tierra y cosechas como materia prima e insumo para la producción de


biocombustibles, dados los problemas del petróleo señalados, y problemas climáticos


completaron el escenario que impactó el precio de estos productos
15


. Sin embargo, la


participación de las exportaciones de productos primarios dentro del total exportado


por el mundo, en este periodo, no superó en promedio anual el 14,5%. En


consecuencia, la proporción más amplia de comercio se dio en el sector de las


manufacturas (84%) (Cuadro 4).




Dentro de las manufacturas, los sectores más dinámicos fueron las exportaciones de


alta tecnología, que crecieron en todo el periodo a tasas promedio anuales del 8,6%, y


las exportaciones de manufacturas basadas en recursos naturales que lo hicieron al


7,6%, por encima de las totales. Estos dos subsectores de las exportaciones de


manufacturas representaron un 36% de las exportaciones totales mundiales (Cuadro


4).




En alta tecnología se destacaron los productos de la industria electrónica y la


electricidad que fueron los de mayor participación con un 14,4% dentro del total


mundial exportado (17,1% dentro de las exportaciones industriales) y tuvieron un


crecimiento promedio anual del 8,6%. Por su parte, el sector más importante de las



15 En la última década el índice de precios de los bienes básicos a nivel mundial pasó de 63,2 en el año


2000, a 120,4 en 2009 con un pico máximo en 2008 (Base: 2005). Lo cual implica una variación anual


promedio del índice del 11.78%. (Fuente: International Monetary Fund, World Economic Outlook


Database, April 2011).





36


exportaciones de manufacturas basadas en recursos naturales fueron las denominadas


otras (RB2), que incluyen minerales, metales, productos refinados de petróleo, aceites


y grasas animales, entre otros, con un crecimiento anual promedio del 9,1% y una


participación del 8,6% dentro del total de exportaciones mundiales (10,3% dentro de


las exportaciones industriales). Un breve comentario sobre el desempeño mundial de


la industria electrónica y eléctrica se hará posteriormente y en el caso de las


exportaciones de otras manufacturas basadas en recursos naturales, la trayectoria se


explica por la situación de la demanda y oferta mundial ya enunciada.




Por su parte las exportaciones de manufacturas de tecnología media, las más


importantes en términos de participación, ya que constituyeron en promedio el 33%


de las exportaciones mundiales totales, crecieron a tasas de 6,5%, por debajo de las


tasas de crecimiento de las exportaciones totales. Al interior de esta categoría las


manufacturas de tecnología media asociadas a procesos (MT2), fueron las de más


rápido crecimiento con un 7,2%. Las manufacturas de peor desempeño fueron las de


baja tecnología, con un crecimiento del 6,2%. Los productos de esta clase de


exportaciones constituyeron el 15,4% de las exportaciones totales mundiales (Cuadro


4 y Anexo 1).




Lo anterior significa que la dinámica mundial de exportaciones se centra en


exportaciones de manufacturas y, especialmente, en bienes de alta tecnología, que,


junto con los de media tecnología constituyen el 53% de lo exportado por el mundo y


el 63% de las exportaciones mundiales de manufacturas. Una hipótesis admisible


podría plantearse en términos de que una exitosa inserción comercial de un país


debería aproximarse y en lo posible articularse a la corriente exportadora de este tipo




37


de productos, que son los más dinámicos, los que tienen mayor participación dentro


del total comerciado a nivel mundial, y los que exigen crecientes niveles de


agregación de valor, y en consecuencia, estructuras productivas competitivas y


diversificadas (Gráfica 3).


Gráfica 3.


Evolución composición tecnológica de las exportaciones mundiales 1990-2009





Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE




Sobre la base del anterior desempeño de las exportaciones mundiales y de la hipótesis


sugerida en el párrafo anterior, ¿cuál es la situación del sector exportador colombiano,


y de las exportaciones de manufacturas en su articulación a la dinámica mundial


descrita?




ii) Comportamiento de las Exportaciones colombianas de Manufacturas
1990-2009: Estructura tecnológica.


Adoptando la metodología del patrón tecnológico de las exportaciones, las totales


colombianas crecieron en estos 20 años a un promedio anual del 9,4% (Cuadro 5)
16


.


Las exportaciones primarias lo hicieron al 8,9% promedio anual, en tanto que las



16 Este dato difiere en 1 punto porcentual del dato presentado en la sección 1, debido a que la


metodología en la recopilación de los datos de exportaciones Tradicionales-No Tradicionales difiere de


la utilizada en las series manejadas por WITS-COMTRADE.




38


exportaciones de manufacturas lo hicieron al 10,4%. En estos tres grandes rubros de


exportaciones, las colombianas crecieron por encima del promedio mundial, siendo


particularmente significativa la diferencia en las exportaciones de manufacturas, que


estuvieron 3,3 puntos porcentuales por arriba de las mundiales. Esto sería prueba del


aprovechamiento de la dinámica del comercio en este sector, así como del papel que


en el periodo reciente han jugado las exportaciones de manufacturas en Colombia.




En el periodo 1990-1999 las exportaciones colombianas crecieron al 7,3%, en tanto


que en el periodo 2000-2009 este crecimiento fue de 11,7%, lo cual quiere decir que


para el desempeño exportador de Colombia la labor en este sector fue más intensa en


la etapa más reciente, en consistencia con el desempeño exportador mundial, en razón,


especialmente, al crecimiento de los precios de los bienes básicos, mineros e


industriales
17


.


Como se observa en el Cuadro 5, en promedio durante este periodo, la distribución de


las exportaciones colombianas fue así: 54,7% para las exportaciones primarias y


42,5% para las exportaciones de manufacturas. Al dividir el periodo en dos etapas las


exportaciones de manufacturas ganan terreno. En efecto, en el periodo 1990-1999, el


59,4% de las exportaciones totales fueron productos agrícolas y el 38,6%


manufacturas, en la primera década del nuevo siglo estos porcentajes fueron 49,9% y


46,3%, respectivamente. Esto a pesar de que en los diez últimos años el desempeño de


las exportaciones agrícolas fue más activo, ya que duplicaron la tasa de crecimiento


que presentaron en el primer periodo. De nuevo, el auge de las exportaciones de


productos básicos a nivel internacional en los últimos años explica esta situación. Esto



17 Dada la inexistencia de un índice de precios de las exportaciones de bienes industriales a nivel


internacional, se puede considerar la información de alguno de los países más importantes en el


comercio internacional de estos tipos de bienes. Para Estados Unidos, el crecimiento del precio de las


exportaciones manufactureras fue un 5,2% promedio anual en el periodo 2000-2009. Fuente: United


States Department of Labor - Bureau of Labor Statistics.




39


implica que, a pesar de la diversificación, la prosperidad de las exportaciones


primarias y mineras, reciente, atenta contra el proceso diversificador y reprimariza la


oferta exportable colombiana, con las implicaciones económicas y sociales de este


hecho.


Cuadro 5.


Exportaciones Colombianas: Crecimientos y Participaciones 1990-2009



Tasas de Crecimiento p.a. (%)


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES 7.3% 11.7% 9.4%


PRIMARY PRODUCTS (PP) 6.1% 12.1% 8.9%


MANUFACTURA 9.9% 10.9% 10.4%




RES. BASED MANUF 8.6% 12.1% 10.2%


RB 1: AGRO-BASED 13.2% 10.0% 11.7%


RB 2: OTHER 8.4% 13.7% 10.9%


LOW TEC. MANUF. 6.2% 10.1% 8.0%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


2.9% 8.7% 5.7%


LT2: OTHER PRODUCTS 18.0% 12.7% 15.5%


MED.TECH.MANUF. 16.2% 11.8% 14.1%


MT 1: AUTOMOTIVE 57.0% 28.0% 43.2%


MT 2: PROCESS 14.8% 10.6% 12.8%


MT 3: ENGINEERING 16.4% 17.3% 16.8%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 29.8% 11.5% 21.1%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 21.9% 19.6% 20.8%


HT 2: OTHER 35.4% 8.5% 22.7%



Participación Expor Total Participación Exp. Manuf.


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES


PRIMARY PRODUCTS (PP) 59.4% 49.9% 54.7%


MANUFACTURA 38.6% 46.3% 42.5%




RES. BASED MANUF 13.9% 16.5% 15.2% 36.1% 35.7% 35.9%


RB 1: AGRO-BASED 5.0% 5.9% 5.5% 12.9% 12.8% 12.9%


RB 2: OTHER 9.0% 10.5% 9.8% 23.2% 22.9% 23.1%


LOW TEC. MANUF. 13.6% 12.1% 12.8% 35.2% 26.1% 30.6%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


10.1% 7.1% 8.6% 26.3% 15.2% 20.7%


LT2: OTHER PRODUCTS 3.4% 5.0% 4.2% 8.9% 10.9% 9.9%


MED.TECH.MANUF. 9.7% 15.2% 12.4% 25.1% 32.7% 28.9%


MT 1: AUTOMOTIVE 0.7% 2.4% 1.6% 1.9% 5.1% 3.5%


MT 2: PROCESS 7.3% 10.5% 8.9% 18.9% 22.6% 20.7%


MT 3: ENGINEERING 1.7% 2.3% 2.0% 4.3% 5.0% 4.7%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 1.4% 2.5% 2.0% 3.7% 5.5% 4.6%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 0.4% 0.8% 0.6% 1.1% 1.7% 1.4%


HT 2: OTHER 1.0% 1.7% 1.4% 2.5% 3.8% 3.2%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.




40


Al centrarse en las exportaciones industriales colombianas y su desagregación


tecnológica, atendiendo la metodología de Lall, el 66,5% del total de las


exportaciones de manufacturas fueron basadas en recursos naturales y bajo nivel


tecnológico (RB y LT) (Cuadro 5). Estas dos categorías, equivalen además a un 28%


de las exportaciones totales. El 28,9% fue, en promedio, de productos de media


tecnología, lo cual significó un 12,4% del total exportado por el país, y el 4,6% de las


exportaciones de manufacturas fueron de productos de alta tecnología, es decir, 2%


del total exportado por el país en todo el periodo.




Lo anterior significa que una tercera parte de las exportaciones de manufacturas


colombianas (33,3%) tienen niveles de incorporación tecnológica medios y altos, lo


cual implica que un 14,4% del total exportado por el país cumplió con esta


característica. Siendo un porcentaje relativamente bajo, interesaría estudiar las


características productivas de estos bienes de manera que pudieran aportar lecciones


de su relativo éxito, para profundizar y/o diversificar estructuras exportadoras a partir


de estas manufacturas (Cuadro 5 y Gráfica 4).


Gráfica 4.


Evolución composición tecnológica de las exportaciones colombianas 1990-2009





Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE





41




Si se compara el desempeño de las exportaciones de manufacturas en los dos periodos


en los que se divide este análisis, se puede afirmar que los productos de manufactura


basados en recursos naturales mantuvieron una participación dentro de este tipo de


exportaciones relativamente constante (36%). Por su parte, las exportaciones de


manufacturas de baja tecnología redujeron su participación en el segundo periodo,


pasando de 35.2% a 26,1%, la cual fue ganada por las exportaciones de manufacturas


de media y alta tecnología que pasaron de 28,8% a 48,2%, siendo esta una expresión


concreta de diversificación (Cuadro 5).




En términos de crecimiento, si se desagrega cada uno de los cuatro grandes grupos en


los que Lall descompone la estructura tecnológica de exportaciones de manufacturas


(Anexo 1), se puede señalar que todos los subsectores, con la excepción de LT1


(textiles, confecciones y calzado), tuvieron en Colombia incrementos, en todo el


periodo, por encima de los registrados por las exportaciones totales del país y por las


mundiales en cada sector, lo cual evidenciaría su impacto en el sector exportador


colombiano y el aprovechamiento de la dinámica mundial (Cuadro 5).




Llama la atención, en consecuencia, la situación del sector de textiles y confecciones


ya que la importante contribución del mismo al sector industrial y a la generación de


empleo, como se demostró en el primer acápite, justificó apoyos de desarrollo


industrial, por ejemplo a través de deducciones de impuestos por inversiones en


activos fijos, créditos del IFI y de Bancoldex, capacitación general y específica a


través del SENA y programas para el mejoramiento de la calidad. Adicionalmente, se


introdujeron algunas medidas de protección no arancelaria, se aplicaron precios


mínimos de importación a determinados productos textiles y se adoptaron




42


salvaguardias, especialmente, contra China. Este sector se benefició de la devolución


de impuestos a través del Certificado de Reembolso Tributario (CERT), los Sistemas


Especiales de Importación y Exportación (SIEX), Plan Vallejo
18


, Zonas Francas de


exportación, información comercial, ferias, eventos y contacto con clientes


potenciales. Adicionalmente, a partir del año 2002 los textiles y confecciones y el


calzado se favorecieron de las preferencias unilaterales otorgadas por los Estados


Unidos a través de la Ley de Promoción de Preferencias Arancelarias Andinas y


Erradicación de Drogas (ATPDEA. por sus siglas en inglés).




La evidencia presentada sobre este sector, sugiere que hay lugar para realizar


interpretaciones de economía política que ayudarían a comprender su evolución


reciente. Las mismas rebasan el alcance de este documento, pero la situación del


sector genera la preocupación por la eficiencia de los diferentes instrumentos de


política comercial frente a los resultados y la necesidad de introducir ajustes.




En el primer periodo fue particularmente clara la dinámica del crecimiento de


automóviles y manufacturas de alta tecnología (electrónica y productos farmacéuticos,


entre otros ), eficiencia que se mantiene en el segundo periodo pero con tasas de


crecimiento ligeramente inferiores (Cuadro 5): De nuevo, a pesar de la baja


participación de este último tipo de productos dentro de la oferta exportadora total


colombiana, la demostración de su activo comportamiento, en consistencia con el


desempeño mundial, invita a una mirada más detallada, objetivo central de un


próximo capítulo, como ya se señalo. Por lo pronto, se hace una breve reseña de estos


sectores destacados.



18 Programa a través del cual se pueden importar materias primas, insumos y bienes de capital exentos


de aranceles con el objetivo de que se utilicen en bienes exportables.




43




El caso del sector automotriz es especial si se observa que en todo el periodo sus


niveles de crecimiento promedio fueron del 43,2%. El dato contrasta con el indicador


de crecimiento de las exportaciones mundiales del sector que registró 5,5%.


Condiciones externas y locales explican esta situación. La industria automotriz


mundial ha venido desplazando su producción a países en desarrollo. Específicamente


India, China y Brasil, entre otros. Esto debido a la crisis en países desarrollados y a la


estrategia de localización del sector, que orienta su atención a regiones de bajos costos


operativos y amplios mercados locales y regionales. En este sentido, los países


desarrollados se ven estimulados a establecer industria automotriz en otros territorios,


aprovechando en muchas casos, adicionalmente, economías de escala generadas por


acuerdos de integración o por circunstancias geográficas de vecindad (Sturgeon y


Biesebroeck, 2010). El ejemplo más elocuente de esta circunstancia es la dinámica del


sector automotriz en México, por lo menos hasta antes de la crisis reciente, que ha


tenido en el Tratado de Libre Comercio del Norte (NAFTA, por sus siglas en inglés)


su más importante dinamizador.




En el marco de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), los autos se han


beneficiado del Acuerdo de Complementación del Sector Automotriz, desde 1999. El


mismo consagra un tope en el nivel de los aranceles del 35% para los vehículos


ensamblados; derechos preferenciales a los vehículos automóviles ensamblados por


empresas que demuestren un contenido mínimo subregional; tasas altas de IVA para


ciertos autos extranjeros; y prohibiciones a la importación de vehículos y repuestos


usados, han sido algunas de las medidas que se han adoptado para el sector en el




44


marco del referido acuerdo y explican el comportamiento productivo y exportador del


sector.




En el caso de la industria eléctrica y de la electrónica los indicadores de comercio han


sido significativos, siendo esta actividad industrial, junto con la de ingeniería de


procesos y la de automóviles, la más importante en el mundo (Cuadro 4). La


innovación en dispositivos de electrónica ha ayudado a generar una gran cantidad de


industrias de servicios intermedios, incluidos los sistemas informáticos, los trabajos


de diseño, las telecomunicaciones y el tratamiento de datos, entre otros. De manera


más general, el uso intensivo de computadoras y tecnología de la información y otros


sectores, incluido el comercio minorista y mayorista, transporte, finanzas, bienes


raíces, educación, servicios profesionales, etc. se han desarrollado a la par y en


consonancia con los profundos cambios de la electrónica.




En términos de la cadena de valor del sector de la electrónica, los países


desarrollados, en especial Estados Unidos, tienen empresas líderes que son las que


hacen investigación y desarrollo en el sector, diseñan, conciben la estrategia de


marketing y vende: Los países asiáticos son oferentes de equipos y componentes para


el sector y México ensambla y reexporta a Norteamérica (Sturgeon and Kawakami,


2010). Se configura así una estructura productiva altamente descentralizada que


posibilita la participación de actores que tienen ventajas competitivas en eslabones


específicos de la cadena.




Para la industria farmacéutica, el más importante subsector con alta tecnología que


exporta Colombia, la cadena de valor del sector se compone de tres etapas: en primer




45


lugar, la de descubrimiento y desarrollo de la medicina, etapa que busca identificar


candidatos farmacológicos y que está caracterizada por procesos iterativos intensivos


en investigación y desarrollo. En segundo lugar, la etapa de ensayos clínicos, que


sirve para demostrar la seguridad y funcionalidad de aquellos candidatos identificados


en la primera etapa. Es un proceso complejo que a su vez tiene varias etapas,


partiendo del ensayo en animales para pasar a diferentes ensayos en humanos. Por


último, la etapa de producción de la droga propiamente dicho.




En cada una de estas etapas hay oportunidades de negocios que las empresas


farmacéuticas multinacionales han sabido aprovechar en el pasado reciente, en un


proceso que continua y se acrecienta en la actualidad. En particular, es notorio el


crecimiento de la presencia de empresas indias y chinas en la cadena global de valor


de esta industria. Quizás lo más llamativo de estas asociaciones es que no se limitan a


la etapa de producción (ya que se podría pensar que es en dicha etapa en la cual hay


más oportunidades, vinculadas con la brecha salarial) sino que de manera creciente las


dos primeras etapas del proceso de producción de fármacos también se están


tercerizando hacia esos países. Esto es evidencia de están superando las “restricciones


de conocimiento” propias del subdesarrollo y ahora se pueden encargar de procesos


productivos más complejos (Wadhwa, et al, 2008).




La anterior breve reseña sectorial plantea la necesidad de estudiar con más detalle la


cadena de valor sectorial, ya que, en principio, se encuentra que en las fases de


investigación y desarrollo, diseño, nuevas marcas y marketing se agrega valor. En


tanto que genéricos, actividades de ensamble, distribución y logística añaden poco


valor (CEPAL, 2007). Esto implicaría redefinir la política comercial y la política




46


industrial atendiendo las fallas productivas y de información que se constituyen en


obstáculos para un efectivo eslabonamiento de las empresas colombianas a partes


importante de la cadena que generen valor.




iii) Patrón de sofisticación de las exportaciones de manufacturas
colombianas


19
:




En 2005, Lall, en compañía de Weiss y Zhang, plantean un índice de sofisticación de


las exportaciones de manufacturas, que se basa y complementa el de incorporación de


patrones tecnológicos. El índice se construye y considera que hay una relación directa


entre el promedio de ingreso de un país y la sofisticación de sus exportaciones. Según


estos autores, en presencia de políticas de libre comercio productos exportados por


países ricos podrían tener características que permiten a productores de altos salarios


competir en mercados mundiales. Estas características, que son factores que afectan a


la localización de las exportaciones, incluyen nivel de la tecnología, marketing,


logística, fragmentabilidad del proceso de producción, información, recursos


naturales, infraestructura y organización de la cadena de valor.




El desarrollo metodológico de Lall, et al, permite establecer cuatro escenarios que


combinan los criterios de intensidad tecnológica y sofisticación. Esquemáticamente se


presentan así:









19 El cálculo de los índices de sofisticación de las exportaciones de manufacturas de Colombia en estos


dos años, los construyó Carlos Razo de la Unidad de Cooperación Económica e Integración entre


Países en Desarrollo de la UNCTAD, Ginebra, Suiza.




47




Cuadro 6.


Sofisticación de exportaciones e intensidad tecnológica


NIVEL DE SOFISTICACIÓN


Bajo Alto



N


IV
EL


T
EC


N
O



G


IC
O




Bajo Productos tecnológicamente simples
cuya producción de exportación se ha


centrado en áreas de bajos salarios.


Productos tecnológicamente simples
cuya producción de exportación se ubica


en áreas de altos salarios por
distorsiones comerciales, disponibilidad
de recursos, necesidades logísticas de


estar cerca de los mercados principales


Alto Productos tecnológicamente
avanzados con fragmentación de


procesos ubicados en áreas de bajos
salarios.


Productos tecnológicamente avanzados
sin fragmentación de procesos, en


donde países de altos ingresos
mantienen importantes ventajas


comparativas


Nota: El nivel de sofisticación está basado en el ingreso promedio del exportador de un producto, el nivel aumenta con el


ingreso. El nivel tecnológico está basado en la intensidad R&D de los principales procesos industriales.


Tomado de: Lall, Weiss, Zhang (2005).




La Unidad de Cooperación e Integración de Países en Desarrollo de la UNCTAD


calculó este índice de sofisticación para las exportaciones colombianas en los años


1995 y 2008
20


y los resultados se exponen a continuación.





Dentro de las exportaciones de manufacturas de productos basados en la agricultura


(RB1) y otras manufacturas de recursos naturales (RB2) se tienen bienes de esta


categoría caracterizados por bajos niveles de sofisticación, nivel 6 para los primeros y


nivel 5 para los segundos. Este patrón de sofisticación se repite para las exportaciones


de manufactura de baja tecnología (Gráfica 5). Lo que indica que estos productos


además de incorporar poca tecnología al proceso exportador, son poco sofisticados.


En consecuencia, son bienes tecnológicamente simples, que no agregan valor y que


son producidas en condiciones de salarios bajos. Posiblemente se ubiquen en la


categoría de genéricos o como productos resultado de procesos de ensamble.



20 Los niveles de sofisticación van de 1 a 6, donde los productos más sofisticados tienen valor de 1 y los


menos sofisticados 6. Se toman estos dos años como muestra, cinco y dieciocho años después de


iniciada la apertura, tiempo lo suficientemente largo para evaluar mejoras o pérdidas en los niveles de


sofisticación.




48






Gráfica 5.


Tecnología y sofisticación exportadora colombiana 1995 y 2008
21









Fuente: WITS-COMTRADE, Cálculos Unidad de Cooperación e Integración de Países en Desarrollo


de la UNCTAD (2010)




Por su parte, las exportaciones de manufacturas catalogadas como de tecnología


media uno (MT1), automóviles, tuvieron en 1995 un pequeño porcentaje de sus


productos en nivel de sofisticación 2 y 3. Estas categorías se mantienen hasta 2008


para el sector, pero aumentando alrededor de un punto porcentual su participación en


las exportaciones industriales LT, MT y HT para dichos grados de sofisticación. Las



21 En el eje horizontal se encuentra la descomposición de las exportaciones en categorías tecnológicas.


En el eje en profundidad, por su parte, se encuentran los grados de sofisticación.




49


manufacturas de tecnologías medias procesadas (MT2), se concentran en los grados


de sofisticación 1, 2, y 6, en su mayoría, manteniéndose este patrón para 1995 y 2008,


pero aumentando en este último año las participaciones en los grados de sofisticación


1y 2. En principio, estos productos además de incorporar alta tecnología al proceso


exportador, son sofisticados. Como corolario, son bienes tecnológicamente complejos,


agregan valor, que tienen una ventaja comparativa latente y una porción se dirige a


mercados diferentes a los vecinos.




Los productos pertenecientes a las categorías tecnológicas MT3 y HT1, no evidencian


comportamientos destacables en términos de sofisticación. Por el contrario, la


categoría HT2, que para 1995 presentaba productos en el nivel de sofisticación más


alto (con un 3,5% dentro del total LT, MT, HT), para el 2008 incrementaba su nivel


de participación en el más alto grado de sofisticación (5,3% dentro del total LT, MT,


HT) (Gráfica 5). Aunque en el promedio de la última década esta última categoría


solo ha representado 1,7% del total de las exportaciones, este puede ser considerado


como un sector que puede aportar algunas lecciones y lo afirmado para MT2, párrafo


anterior, puede se extensible a estos productos.




A partir del indicador de sofisticación descrito, se puede concluir que la oferta


exportable colombiana se caracteriza por el bajo desarrollo tecnológico y la poca


sofisticación. A pesar de lo anterior un leve proceso de sofisticación se ha incorporado


en la oferta exportable colombina. Según el Cuadro 7 en 1995 un 38,8% de las


exportaciones de manufacturas tuvieron niveles de sofisticación altos (1, 2, y 3). Para


el año 2008 el porcentaje ascendió a 42,6%. La sofisticación se dio en productos del


nivel tecnológico medio, MT2 en particular, que pasaron de 23,1% con alta




50


sofisticación en 1995 a 29,9% en 2008. Este proceso se dio a costa de los productos


de baja tecnología que redujeron su baja y alta sofisticación. Productos de alta


tecnología, HT2 en especial, mantuvieron constante su alto nivel de sofisticación.


Cuadro 7.


Participación exportaciones colombianas (LT, MT y HT) según sofisticación




NIVEL DE SOFISTICACIÓN


1995 2008


Bajo
(4,5,6)


Alto
(1,2,3)


Bajo
(4,5,6)


Alto
(1,2,3)


NIVEL
TECNOLÓGICO


Bajo (LT) 45.8% 10.0% 37.4% 7.2%


Medio (MT) 15.1% 23.1% 16.9% 29.9%


Alto (HT) 0.3% 5.6% 3.1% 5.5%


Fuente: WITS-COMTRADE, Cálculos Unidad de Cooperación e Integración de Países en Desarrollo
de la UNCTAD (2010)




La mirada convencional a las exportaciones colombianas, así como el análisis de estas


sobre la base de incorporación de patrones tecnológicos y sofisticación han


demostrado el predominio de una oferta exportable basada en poco desarrollo


tecnológico y poca sofisticación, características de países con estructuras exportadoras


basadas en ventajas comparativas estáticas. Un reducido porcentaje presenta, en


principio, ventajas competitivas latentes, pudiendo consolidarlas en dinámicas,


generando eslabonamientos positivos y contribuyendo a un efectivo proceso


diversificador.




En las secciones siguientes se pretende demostrar la importancia de los mercados


limítrofes en el desempeño de las exportaciones industriales colombianas en estos


veinte años. Exportaciones colombianas descartando las hechas a Venezuela,


exportaciones colombianas a Venezuela y exportaciones colombianas teniendo en


cuenta solo el mercado de los países andinos son los contextos que se plantean a


continuación.




51


iv) Análisis de las exportaciones colombianas según socios comerciales: Casos
Venezuela y CAN.


En esta sección se hace un análisis de las exportaciones de Colombia al mundo


exceptuando Venezuela, de las exportaciones de Colombia a Venezuela y de las


exportaciones de Colombia a la Comunidad Andina de Naciones (CAN).




a. Exportaciones de Colombia al mundo exceptuando Venezuela




En la Gráfica 6, se compila la información de las exportaciones colombianas a todos


los destinos excepto a Venezuela. De esta forma, el análisis intenta explicar la


importancia que este socio comercial tiene para Colombia. En una primera instancia,


se puede constatar que al quitar a Venezuela, las exportaciones totales colombianas


caen un 12%, y las exportaciones manufactureras se reducen en un 23%, datos de


2009. El comportamiento exportador de Colombia a Venezuela en este año, además


de la situación económica mundial descrita y los efectos de incertidumbre generados


por el retiro de Venezuela de la CAN, fue afectado por la crisis resultado de la


confrontación en el plano político de las administraciones de Álvaro Uribe y Hugo y


Chávez. De manera que el año que Venezuela registró la mayor importancia para las


exportaciones totales y de manufactura de Colombia fue el 2007 cuando al sacar


Venezuela estas representaron el 17,4% y el 29%, respectivamente.































52


Gráfica 6.


Participación de Venezuela en las Exportaciones colombianas 1990-2009




Totales





Industriales



Fuente: Datos de WITS-COMTRADE, cálculos propios.




Una segunda consideración cuando sacamos a Venezuela es que la oferta exportable


colombiana se reprimariza y aumenta la participación de las exportaciones de


manufacturas basadas en recursos naturales. Asimismo, desaparecen de la oferta


exportable colombiana las exportaciones MT1, MT3 y HT1 y, por lo tanto, se puede


concluir que las mismas se dirigen exclusivamente al vecino país (Gráfica 7). Por otra


parte, las exportaciones de productos MT2 y HT2, se mantienen, ahora con un


porcentaje promedio de participación en todo el periodo del 6,7% del total de las




53


exportaciones, lo que indica que las exportaciones de estos productos no son tan


dependientes del comercio con Venezuela (Anexo 2). En siguientes apartados, se


profundiza en el análisis de participación de estas dos categorías tecnológicas.










Gráfica 7.


Comparación composición exportaciones Colombia al mundo y Colombia al mundo sin


Venezuela


(Promedios anuales 1990-2009)




Categorías tecnológicas
































54


Sub-categorías tecnológicas





Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.




b. Exportaciones de Colombia a Venezuela




Como ya se comentó la relación comercial de Colombia y Venezuela se consolidó y


profundizó hasta el año 2007. En términos de exportaciones de manufacturas


Venezuela es muy importante para el país. Como se observa en el Cuadro


“Exportaciones de Colombia a Venezuela: crecimientos y participaciones 1990-2009”


(Anexo 2), en promedio en estos veinte años un 83,4% de las ventas totales de


Colombia a Venezuela fue de productos industriales. Las exportaciones de


manufacturas basadas en recursos naturales y baja tecnología constituyeron el 59%


del total de las exportaciones industriales suministradas por Colombia al fronterizo


país, destacándose dentro de estas categorías los productos textiles y las confecciones.




55


Las exportaciones de manufacturas de tecnología media y alta fueron el 41,2% del


total exportado en manufacturas a Venezuela por Colombia.




De manera desagregada estas últimas implicaron que las exportaciones de tecnología


media de procesos (MT2), representaran el 16,1% de las exportaciones industriales


colombianas (Gráfica 8).




Gráfica 8.


Composición exportaciones colombianas a Venezuela, promedio 1990-2009




En Exportaciones Totales




En Exportaciones Industriales



Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE





Sobre la oferta exportable sofisticada y dinámica colombiana (MT2 y HT2), se


aprecia que en los últimos 20 años, ha aumentado la participación de Venezuela como


destino comercial, tal como se observa en el Cuadro 8. A pesar de este aumento de




56


participación, un porcentaje de estos productos se orienta a mercados diferentes. La


importancia de esta información radica en que estos bienes, de alta tecnología y


sofisticación, están en mercados con los cuales no hay un nivel de profundización en


acuerdos de integración, son mercados que traspasan el vecindario y son altamente


competidos.


Cuadro 8.


Evolución destino comercial de MT2 y HT2 (Venezuela-Mundo)




Destino Comercial


A Venezuela A Resto del Mundo
1990 2009 1990 2009


MT2 6.4% 12.7% 93.6% 87.3%
HT2 5.6% 28.0% 94.4% 72.0%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE






c. Exportaciones de Colombia a CAN


En la misma línea del ejercicio anterior, se realizó el examen con el compendio de la


información de las exportaciones colombianas hacia los países de la Comunidad


Andina de Naciones (CAN)
22


. La región ha sido cada vez más importante para las


exportaciones colombianas. En estos veinte años las exportaciones colombianas a la


CAN pasaron de 366 millones de dólares a más de 6 mil millones de dólares en 2009.


En 1990 del total de lo exportado por el país el 5,8% se dirigió a la CAN, en el año


2009 este porcentaje subió al 18,7. La estructura exportadora resultante se caracteriza


por ser mayoritariamente de manufacturas (Gráfica 9). Del total exportado a este


mercado, el 81,8% fue de bienes industriales y el 15% de productos primarios


(promedios anuales 1990-2009). Dentro de las exportaciones de manufacturas el


porcentaje de participación más amplio lo tuvieron las basadas en recursos naturales y



22 Conformada por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. (Venezuela hasta 2011)


Ver “Exportaciones Colombia a CAN 1990-2009” en Anexo 2.




57


baja tecnología, totalizando un 56%. Un 44% correspondió a exportaciones de


manufacturas de media tecnología y alta tecnología. Las exportaciones de


manufactura de procesos (MT2), fueron las más importantes dentro de estas últimas,


las cuales ascendieron en promedio al 21% del total industrial exportado por


Colombia a sus vecinos andinos (Gráfica 9).
23






Gráfica 9.


Participaciones exportaciones colombianas a CAN, promedio 1990-2009







Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.




Por su parte, las exportaciones de productos de tecnología HT2, fueron en promedio


un 4,7% (Anexo 2). Como se observa en el cuadro 9, en el año 2009, un 31% de MT2,


y un 55,37% de HT2, del total exportado por Colombia fue dirigido a países de la



23 Ver Colombia a CAN en Anexo 2 para datos consolidados.




58


CAN. Con esto, se reitera que productos sofisticados y con alto valor agregado fueron


dirigidos a mercados diferentes a los socios andinos.




Cuadro 9.


Evolución destino comercial de MT2 y HT2 (CAN-Mundo)




Destino Comercial


A CAN A Resto del Mundo
1990 2009 1990 2009


MT2 18.8% 30.9% 81.2% 69.1%
HT2 39.8% 55.3% 60.2% 44.7%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.






De la información presentada se corrobora que efectivamente Venezuela y el mercado


andino son destinos claves para el desarrollo de las exportaciones de manufacturas de


Colombia. Es de anotar, sin embargo, que una proporción de exportaciones de


productos sofisticados y de alta tecnología, tienen como destino socios comerciales


diferentes a los países de la CAN.




En síntesis se puede afirmar que el comportamiento de las exportaciones totales


colombianas, en estos veinte años, desde el punto de vista de tradicionales y no


tradicionales, así como desde la perspectiva de intensidad tecnológica y sofisticación


evidencia una amplia dependencia por productos primarios y manufacturas basadas en


recursos naturales y poca tecnología. A pesar de lo anterior, se ha venido dando un


pausado proceso de diversificación exportadora soportado en productos con niveles


medios y altos de tecnología. No obstante lo anterior, la participación de estos


productos dentro del total exportado es baja.





59


En el proceso de diversificación y el avance de la oferta exportadora industrial de baja


tecnología juega papel importante la región andina y, principalmente, Venezuela. Un


magro porcentaje de exportaciones tecnológicas y sofisticadas (HT2 y MT2) se


destinan a estos mercados y a países diferentes a los limítrofes. Estados Unidos,


China, Holanda, Italia y Suiza son algunos de estos compradores. La tarea


diversificadora se ve permanente constreñida por las bonanzas exportadoras de bienes


básicos y minerales, como ha sucedido en los últimos años, lo cual ha revertido lo


ganado en buena parte del periodo post-apertura.




En el propósito de sustentar más contundentemente la hipótesis de diversificación


exportadora de Colombia en estas dos décadas, la sección siguiente plantea, a través


de algunas metodologías, argumentos adicionales que apoyan el referido supuesto.






3) ARGUMENTOS ADICIONALES DE DIVERSIFICACIÓN EXPORTADORA




i) Índice de Herfindahl-Hirschmann


Una medida general de diversificación exportadora es el Índice de Herfindahl-


Hirschmann (IHH)
24


. En esta sección, se calcula el IHH para Colombia, Brasil, Chile,


Corea y México, con datos de los años 1990, 2000 y 2009 (Cuadro 10).












24 El índice de concentración/diversificación HH, permite medir el nivel de
diversificación, concentración o ambos simultáneamente de una economía. El índice pondera el peso de


cada producto o categoría en el total de su comercio a sus diferentes socios. En este orden de ideas,


mientras más alto sea el índice, menos diversificadas y más concentradas están las exportaciones.




60


Cuadro 10.


Índice de Herfindahl-Hirschmann




IHH


1990 2000 2009


Brasil 0.14 0.12 0.18


Chile 0.46 0.32 0.36


Colombia 0.45 0.36 0.35


Corea 0.16 0.18 0.15


Mexico 0.28 0.16 0.16


Fuente: Datos de WITS-COMTRADE, cálculos propios.




Para el caso colombiano, el índice pasó de 0,45 en 1990 a 0,35 en 2009, lo cual es


evidencia de diversificación. Si bien este última cifra indica un alto nivel de


especialización en comparación con Corea (0,15), hay evidencia de una evolución


positiva en la composición de las exportaciones colombianas durante las últimas dos


décadas. Al elaborar el índice descartando las exportaciones que Colombia hace a


Venezuela el IHH de diversificación se eleva sistemáticamente a 0,62 en 1990 y 0,54


en el 2009, tal como se observa en la Gráfica 11. Esto implica que la oferta exportable


se concentra en un menor número de productos o categorías tecnológicas para este


caso específico, lo que estaría evidenciando que el proceso diversificador colombiano


se sustenta en buena medida en las ventas al país vecino.


Gráfica 11.


Comparación IHH Colombia e IHH Colombia excluyendo exportaciones a Venezuela





Fuente: Datos de WITS-COMTRADE, cálculos propios.




61


ii) Papel de acuerdos de libre comercio sobre el proceso diversificador
colombiano




El trabajo de Volpe y Gomez (2009) hace la medición de la diversificación en


términos del número de productos exportados y de la participación dentro del total


exportado, en el marco de las preferencias otorgadas por los Estados Unidos a


Colombia. El estudio sugiere que la reducción en las tarifas arancelarias, en el marco


de los acuerdos comerciales suscritos bilateralmente, ha sido consistentemente


asociada con la ampliación de la oferta exportable de Colombia a ese país y, en


consecuencia, con un proceso de diversificación.




El anterior proceso es, sin embargo, limitado ya que una vez reducidas las tarifas


arancelarias la diversificación depende de otros factores. Infraestructura física e


institucional, logística y dotación de capital físico y humano, entre otros, se


constituyen en elementos determinantes del proceso diversificador.




Las estimaciones econométricas de este trabajo muestran que entre 1996 y 2005, el


porcentaje de nuevos productos exportados por Colombia a Estados Unidos, en


número, dentro del total exportado a ese país ha fluctuado alrededor de 9.06% y 16,37


%. Estos bienes han representado entre el 0,14% y el 4,67% del total exportado por el


país a la nación norteamericana. Porcentaje que, siendo en términos relativos bajo,


está sometido a una fuerte competencia aún con preferencias arancelarias. Se destacan


productos de la industria de la impresión y gráfica; muebles e industria de la madera;


artículos de sombrerería; Artículos de vestir y sus accesorios; productos de cerámica,


manufacturas de piedra, yeso, cemento, amianto, mica o similares; alfombras; y


Peletería y confecciones de peletería, entre otras.




62




La combinación de los indicadores de intensidad y sofisticación tecnológica, y IHH


permiten reiterar cuatro ideas: primero, ha habido un lento proceso de diversificación


exportadora en Colombia; segundo, el mismo se ha dado en productos industriales de


media y alta tecnología, al parecer con altos niveles de sofisticación, a pesar de la baja


participación dentro de las exportaciones colombianas; tercero los mercados vecinos,


especialmente, Venezuela han sido fundamentales en este proceso; por último, se


requiere profundizar en este proceso para consolidarlo y generar nuevas posibilidades


exportadoras a partir de sectores ganadores.




A la luz de los resultados y conclusiones arrojadas por el anterior análisis se debe


poner a consideración las medidas de política comercial e industrial adoptadas por el


país durante estos veinte años, de manera que se puedan extraer lecciones y formular


recomendaciones en un momento en que el auge minero y extractivo sesga la


posibilidad exportadora en otros sectores y trunca la profundización de la


diversificación. La sección siguiente se ocupa de este tema.





















63


IV. ANÁLISIS DE LA POLÍTICA COMERCIAL E INDUSTRIAL EN
COLOMBIA (1990-2009)




Los resultados antes descritos sobre las exportaciones industriales de Colombia, se


enmarcaron en una serie de cambios institucionales y de política que se llevaron a


cabo durante estos veinte años. Como ya se mencionó, a partir de los años noventa, el


país consolidó un importante número de reformas económicas, políticas y sociales,


algunas de ellas iniciadas a finales de los años ochenta, y las cuales tuvieron su


máxima expresión en la promulgación de una nueva constitución para el país en el


año 1991.




La reforma a la política comercial, conocida popularmente como “apertura”, tuvo


como propósito fundamental el desmonte de una serie de medidas que brindaban


protección al sector productivo, reduciendo la intervención del Estado en los procesos


de asignación de recursos, otorgándole un mayor papel al mercado en esta tarea, y


ofreciéndole al sector privado las condiciones para constituirse como el motor del


crecimiento económico. Los objetivos de la misma fueron aumentar la productividad


y competitividad del sector productivo, diversificar las exportaciones y lograr un


mayor nivel de internacionalización de la economía colombiana.




1) GOBIERNO GAVIRIA (1990-1994)


A diferencia del Modelo de Sustitución de Importaciones (MSI) que se caracterizó por


la amplia intervención del Estado y políticas activas a favor del desarrollo industrial,


el plan económico de la administración Gaviria (1990-1994) consideró que el Estado


se debía centrar en áreas horizontales, donde el efecto del gasto público sobre el


crecimiento y la equidad fuera mayor. Algunas de estas actividades tuvieron que ver




64


con el fortalecimiento de la justicia y la seguridad; y con la inversión en


infraestructura: construcción de corredores viales: rehabilitación de la red férrea y


modernización de los puertos.




Por su parte, el sector privado jugó un papel activo y le correspondió aprovechar las


reformas introducidas al funcionamiento del mercado. Eliminados los obstáculos de


carácter microeconómico, las empresas tuvieron la posibilidad de fortalecer su


eficiencia y competitividad. La política de ciencia y tecnología debió contribuir a este


propósito de maduración, sin embargo, el Plan de Desarrollo focalizó en las firmas el


responsable de este proceso al señalar que “…el empresario se verá obligado a


emprender innovaciones en productos y procesos” (DNP, p. 437).




Así, la política industrial se definió como neutra en el sentido que no había sectores


previamente seleccionados, ni apoyados a través de políticas de soporte financiero,


fiscal o de promoción deliberada. El Estado asumió la responsabilidad de garantizar


un contexto macroeconómico sólido, y como se afirmó antes, de alentar el desarrollo


tecnológico y la transparencia en la asignación de recursos a través del mercado.




En materia comercial, una sustancial reducción de los niveles arancelarios y la


eliminación del régimen de comercio administrado y medidas no arancelarias fueron


las principales políticas aplicadas. Convenios de absorción nacional, subsidios a las


exportaciones y controles de precios a la energía se mantuvieron.







65


2) GOBIERNO ERNESTO SAMPER (1994-1998)


Las reacciones a la política industrial neutral expresada por el gobierno Gaviria no se


hicieron esperar, y ya desde este, y posteriormente desde la administración de Ernesto


Samper (1994-1998) se presionó para el replanteamiento de dicha política bajo el


argumento que unos sectores estaban menos preparados que otros, y en consecuencia,


requerían un apoyo decidido por parte del gobierno. En adición, los datos


descendentes de participación de los sectores con mayor generación de valor agregado


presentados anteriormente, justificaron la intervención del gobierno.




Para subsanar las debilidades del aparato productivo nacional demostradas a partir de


la apertura, el gobierno de Samper propuso una estrategia de competitividad, nuevo


nombre de la política industrial, con miras a la internacionalización. Dicha estrategia


se planteó como un propósito conjunto del sector público y del sector privado,


encaminada a una utilización eficiente de los recursos y a generar ventajas


competitivas sostenibles a través del diseño de acciones en el campo tecnológico,


productivo, comercial y de infraestructura.




Cuatro criterios sustentaron esta concepción de competitividad. El primero, consideró


que las ventajas competitivas no eran heredadas sino que las mismas podían ser


creadas. El segundo, tuvo que ver con el hecho de que la competitividad debía ser


examinada como un proceso integral, lo cual implicaba que además del entorno


sectorial de la empresa, era fundamental entender el contexto global en el que esta se


desenvolvía. Eran necesarias políticas sectoriales activas “orientadas a superar los


obstáculos que los agentes privados encuentran en cada sector para lograr mayores


niveles de productividad” (DNP, s.f.: 136). En tercer lugar, según la administración de




66


Samper, la apertura de Gaviria no condujo a la generación de las ventajas antes


aludidas, y debería complementarse con políticas institucionales y regulatorias;


medidas en materia de créditos y fomento a las exportaciones; transferencia de


tecnología e integración de sectores, entre otras. Por último, se requería un esfuerzo


de coordinación entre el sector público y privado, y entre los entes de carácter


regional y nacional.




La estrategia de competitividad se materializo a través del Consejo Nacional de


Competitividad (CNC)
25


, creado a través del Decreto 2010 del 24 de agosto de 1994,


quien en materia de política de modernización industrial buscó una mayor vinculación


de productos con valor agregado a los mercados internacionales, ampliar la demanda


interna por estos bienes e incorporar niveles crecientes de tecnología. Estos objetivos


generales trataron de materializarse a través de programas de apoyo al desarrollo


tecnológico industrial; promoción a la competencia; mayor articulación entre la


inversión extranjera y el comercio exterior; y acuerdos sectoriales de


competitividad
26


.




Una amplia normatividad redefinió el papel de la política industrial y de la


competitividad. En el primer caso se planteó “La política de modernización y


reconversión industrial” (documento del Consejo Nacional de Política Económica y


Social-CONPES- 2762) y el Plan nacional para la microempresa 1994-1998


(CONPES 2732). En el segundo caso, se formuló el Programa por una Colombia



25


Órgano mixto de consulta con representantes del gobierno, el sector privado, los trabajadores y la


academia con interlocución directa con el Presidente de la República.
26 En once cadenas sectoriales se hicieron acuerdos de competitividad: textiles y confecciones; cuero y


productos de cuero; siderurgia, metalmecánica e industria automotriz; software; pulpa, papel e


industrias gráficas; acuicultura, maíz, sorgo, yuca, pollo y cerdo; leche y derivados de la leche;


oleaginosas, aceites y grasas; y arroz.




67


Competitiva (CONPES 2724) y Los acuerdos sectoriales de competitividad (CONPES


2899).




Se fortaleció la actividad del Instituto de Fomento Industrial (IFI), documentos


CONPES 2868 y 2861, y se le convirtió en la entidad líder del financiamiento del


sector industrial. Esta entidad posteriormente se liquidaría
27


. Se estableció la Red


Nacional de Subcontratación, las incubadoras de empresa de base tecnológica y los


bancos regionales de proyectos.




3) GOBIERNO ANDRÉS PASTRANA (1998-2002)


Para la administración de Andrés Pastrana (1998-2002), una de las estrategias de


política económica fue el impulso a las exportaciones como motor de desarrollo, con


el consecuente protagonismo de la industria. En el papel, se formuló la necesidad de


una política industrial, que articulada a una estrategia de competitividad, posibilitaría


dar el salto a la producción de bienes y servicios con valor agregado trayendo esto


consigo las correspondientes implicaciones en materia de empleo e ingreso. De nuevo,


el papel del Estado se redefinió y el protagonismo quedó en manos del sector privado.


La articulación de estos agentes, públicos y privados, trabajando por un propósito


común se constituyó en premisa indispensable para el avance de la estrategia.




A pesar de lo anterior, el gobierno se comprometió a destinar recursos y a consolidar


la oferta de servicios de asistencia técnica y financiera para que las empresas que


aumentaran la calidad, innovaran, mejoraran sus técnicas de producción, renovaran y


diversificaran productos. “Estas políticas microeconómicas para incrementar la



27 El IFI desapareció en el año 2003 dentro del programa de racionalización estatal del gobierno de


Álvaro Uribe y sus líneas de crédito fueron asumidas por Bancoldex.




68


eficiencia de las empresas permitirían eliminar los cuellos de botella que


obstaculizaran la capacidad competitiva de las firmas” (DNP, 1998: 351).




En la estrategia exportadora y de desarrollo industrial para la Pequeña y Mediana


Empresa (Pyme), a la Inversión Extranjera Directa (IED) se le otorgó un


preponderante papel. La Pyme podría aprovechar las particulares posibilidades que


ofrecía la globalización, y especialmente, los fenómenos de subcontratación derivados


de este proceso. La relativa baja relación capital-trabajo, característica de la Pyme


colombiana, permitía incorporar nueva mano de obra.




La Inversión extranjera debió contribuir a reducir los problemas estructurales de


ahorro, y de transferiría tecnología y conocimientos. Se buscó privilegiar la inversión


extranjera en el sector manufacturero, en sectores exportadores y en servicios con alto


valor agregado. Asimismo, se “vendió” la idea de Colombia como plataforma de


penetración del mercado andino y latinoamericano.




Seguridad jurídica, mejores condiciones y protección a la propiedad intelectual


hicieron parte de las medidas tomadas para atraer la inversión extranjera. Modalidades


como el establecimiento de sucursales, alianzas estratégicas, maquiladoras y contratos


de licencia para ensamble y distribución fueron opciones de vinculación ofrecidas.




Para solucionar el problema de la concentración industrial se diseñaron políticas de


desarrollo regional de la manufactura. En esta tarea les correspondió a los Comités




69


Regionales de Comercio Exterior (CARCES)
28


, apuntalar la gestión conjunta entre


Estado y sector privado.




Se constituyó el Fondo Nacional de Productividad y Competitividad con el propósito


de canalizar recursos para fortalecer la producción nacional y estimular las


exportaciones. El mismo, estuvo compuesto por el Departamento Nacional de


Planeación (DNP), Colciencias, Proexport, Instituto de Fomento Industrial (IFI),


BANCOLDEX y el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA) ; recibiendo además la


orientación del Consejo Superior de Comercio Exterior y de la Comisión Mixta de


Comercio Exterior, como instancias rectoras de la política de competitividad.




El financiamiento a las actividades productivas amplió su cobertura de manera


nacional a través del IFI y cobijó a las Pymes y a las microempresas, realizando


convenios con la banca comercial para un buen abastecimiento de recursos sin


consecuencias sobre el costo del crédito. Bancoldex debió financiar exportadores para


que tuvieran acceso a la misma tecnología de sus competidores. Asimismo, financió


proyectos en infraestructura física, como obras de construcción, rehabilitación y


ampliación de instalaciones asociada al transporte de bienes de exportación. Junto con


el IFI, Bancoldex financió capital de riesgo.




4) PRIMER GOBIERNO ÁLVARO URIBE (2002-2006)


La primera administración de Álvaro Uribe (2002-2006), tuvo como política


fundamental la “Seguridad Democrática”. Los esfuerzos y estrategias se orientaron



28 Los CARCES fueron creados por la Ley 7ª de 1991 pero en esta administración adquirieron su pleno


reconocimiento, en la medida que el tema de la competitividad se concibió de manera regional y del


Plan Estratégico Exportador buscó materializarse a través de Planes Estratégicos Exportadores


Regionales.




70


hacia este aspecto, generando el alejamiento de una política comercial e industrial


sólida. Aunque se continuó con algunas políticas puestas en marcha por el gobierno


anterior, en la práctica primaron instrumentos que impactaran el comercio y el


turismo, considerando a la política industrial de manera marginal. La consolidación y


apertura de nuevos mercado a través de la firma de acuerdos de integración, la mejora


en la competitividad del país y un renovado interés para fortalecer la vinculación de


la IED fueron los ejes alrededor de los cuales gravitó la política comercial.




Dichos procesos de integración comercial debieron facilitar el acceso a los mercados


externos, y acelerar los procesos de armonización de las normas que regulan la


actividad económica. La política comercial no debería limitarse, según esta


administración, a la liberación comercial o al establecimiento de instrumentos de


promoción a las exportaciones, sino que debería también contribuir a la apertura y a la


desregulación de los mercados de capitales y de servicios.




La competitividad se entendió como el marco en el cual se debía desarrollar la


actividad productiva, generando valor agregado, para de esta forma aumentar la


riqueza nacional, sostener y expandir la participación en los mercados internacionales


y elevar simultáneamente el nivel de vida de la población.




Estabilidad macroeconómica, instituciones adecuadas, consistencia en las reglas del


juego, y existencia de recursos básicos (infraestructura, mano de obra calificada,


generación y apropiación de tecnologías), se plantearon como requisitos básicos para


el avance de la competitividad.





71


La política a favor de la inversión extranjera fortaleció el marco jurídico de la misma,


en base a convenios de estabilidad jurídica
29


y sobre las oportunidades que ofrecía el


mercado colombiano. La estabilidad macroeconómica, la seguridad democrática y un


marco institucional claro, transparente y no discriminatorio se constituyeron en


atractivos adicionales para el capital foráneo. En este periodo, como se señalará más


adelante, la IED presentó un importante dinamismo.




A los pocos días de culminar su primera administración el gobierno formuló la


Agenda Interna
30


, la cual tuvo como propósito fundamental señalar las disposiciones


necesarias para aprovechar eficientemente las oportunidades que brindan los acuerdos


comerciales, el acomodamiento institucional a las obligaciones adquiridos en dichos


acuerdos y el acompañamiento a los sectores productivos y a las regiones en el


proceso de poner en vigencia los mismos. Especial interés de la Agenda constituyeron


los eventuales beneficios y costos del Tratado de Libre Comercio (TLC) con los


Estados Unidos. En adición, la Agenda Interna estuvo orientada a mejorar la


competitividad a partir de una plataforma productiva vigente, que integrara las


acciones inmediatas sobre apuestas productivas sectoriales, encaminadas a una


estrategia de trasformación productiva.




5) SEGUNDO GOBIERNO ÁLVARO URIBE (2006-2010)


Una de las primeras decisiones de esta segunda administración del gobierno Uribe fue la de


formular una institucionalidad y una serie de principios rectores de política para la


competitividad y la productividad. La misma se hizo a través del documento CONPES



29


A través de la Ley 963 de 2005 el gobierno reguló todo el procedimiento a través del cual se


garantizaba la estabilidad jurídica al capital extranjero.
30 Es una metodología participativa a través de la cual representantes del sector empresarial, público


nacional, la academia, los trabajadores y la sociedad civil identifican los encadenamientos más


productivos y más promisorios en el contexto de la economía global, la misma se formuló a través del


documento CONPES No 3297 del 26 de julio de 2004.




72


3439 del 14 de agosto de 2006 y pretendió enfrentar los retos a los cuales se


enfrentaba el país y el sector productivo, los cuales se resumieron así: agresiva


estrategia de integración comercial; llevar a cabo las acciones surgidas como resultado


de la Agenda Interna para la productividad y la competitividad; y formular metas


estratégicas de mediano y largo plazo en consistencia con la Visión Colombia II


Centenario: 2019. Estos retos llevaron a la propuesta de creación del Sistema


Administrativo Nacional de Competitividad y como instancia coordinadora la


Comisión Nacional de Competitividad.




Como se deduce de lo anterior el escenario cambió parcialmente buscando generar


estrategias de crecimiento orientadas al sector productivo, tratando de estructurar una


política industrial y de competitividad más consistente. Se evaluó y se replanteó el


papel del sector industrial para el crecimiento y la penetración a nuevos mercados, por


lo cual este gobierno consideró que era “oportuno repensar la política de desarrollo


productivo
31”. A este respecto, contribuyó el entorno externo caracterizado por más


tratados de libre comercio, reducción de barreras arancelarias, e irrupción de China en


el mercado global, entre otras.




En referido Programa de Transformación Productiva, señalado en la Agenda Interna,


se basó en dos estrategias
32


: estimular la producción de aquellos bienes que han


logrado altos niveles de competitividad (teniendo en cuenta estándares de clases


mundial), y desarrollar sectores nuevos y emergentes de clase mundial. En el primer


caso se pretende una evolución al interior del mismo sector sobre la base de


agregación de valor e innovación Mientras que en el segundo, se busca desarrollar los



31 Plan Nacional de Desarrollo 2006-2010


http://www.dnp.gov.co/PortalWeb/LinkClick.aspx?fileticket=WSgQTUkodjQ%3d&tabid=65
32 Formulado a través del documento CONPES No 3484 de 13 de agosto de 2007.




73


sectores y productos con alto potencial de crecimiento, intensivos en conocimiento y


tecnología, y de creciente demanda en los mercados internacionales. En esta estrategia


juegan un papel trascendental las micro, pequeñas y medianas empresas las cuales


fueron consideradas como fundamento progresivo de generación de ingresos y empleo


de calidad. Se reiteró el compromiso del gobierno de apoyar la inserción y


posicionamiento en los mercados nacionales e internacionales de estas empresas.




El gobierno colocó a disposición de estas empresas instrumentos de carácter


financiero, no financiero y políticas de carácter transversal. Dentro de las primeras se


destacaron las líneas de redescuento y los productos financieros de Bancóldex, avales


ofrecidas por el Fondo Nacional de Garantías (FNG), y una política de Banca de


Oportunidades. En relación a las medidas no financieros se buscó incentivar la


creación de empresas, fomentar la innovación y el desarrollo tecnológico, facilitar el


acceso a mercados, y apoyar procesos de capacitación del recurso humano. En materia


de políticas transversales se hizo particular énfasis en el aprovechamiento del mercado


interno mediante las compras públicas; simplificación de trámites; facilidad de acceso


y uso a las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC´s) y políticas


ambientales.




Promediando el año 2008 la administración Uribe reformuló la Política Nacional de


Competitividad y Productividad
33


la cual se fundamento en cinco pilares: desarrollo


de sectores o clusters de clase mundial; salto en la productividad y el empleo;


formalización empresarial y laboral; fomento a la ciencia, la tecnología y la


innovación; y estrategias transversales de promoción de la competencia y la inversión.



33 Documento CONPES No 3527 de 23 de junio de 2008.




74




La primera estrategia se concentró en medidas que pudieran fortalecer un grupo de


empresas o sectores que tuvieran potencial de ser más competitivas en el comercio


internacional. Por su parte, la segunda buscó que todas las empresas fueran más


productivas y pudieran generar empleos de mayor calidad. La estrategia incluyó


micro, pequeñas y medianas empresas e, inclusive, las recién creadas. Medidas para


agilizar la consecución de los requisitos legales para ser formal, acompañamiento de


los procesos de formalización de las empresas antes señaladas y fortalecimiento del


control a la informalidad fueron medidas que concretaron la tercera estrategia. La


cuarta, persiguió crear las condiciones para que el conocimiento fuera un elemento


del desarrollo, fortalecer las capacidades de generación, uso y transferencia de


conocimiento pertinente para las actividades productivas. Ahorro, inversión y


financiamiento; capital físico; capital humano e instituciones fueron las medidas


transversales que definieron la última estrategia.




Al final de la segunda administración del gobierno Uribe
34


, se trató de integrar el


conjunto de medidas hasta acá anotadas, a través de la denominada política de


transformación productiva, que busca consolidar un modelo de desarrollo económico


sectorial que oriente el crecimiento y mejore el bienestar. Sin embargo, la misma fue


un desarrollo de la primera de las estrategias antes anotada, ya que pretende generar


sectores altamente competitivos y creadores de valor agregado, alcanzando niveles de


clase mundial, los cuales deben contribuir al empleo y al crecimiento sostenible en la


economía.





34 Documento Consejo Nacional de Politica Económica y Social (CONPES), No 3678, del 21 de julio


de 2010.




75


Para 2010 doce sectores hacen parte del programa, divididos en tres grupos: sectores


nuevos y emergentes (tercerización de procesos de negocios; software y tecnologías


de la información; cosméticos y artículos de aseo; turismo de salud); más y mejor de


sectores establecidos (industria de la comunicación gráfica; textiles, confecciones,


diseño y moda; energía eléctrica, bienes y servicios conexos; industria de vehículos y


autopartes); valor agregado, innovación y desarrollo en sectores agrícolas


(chocolatería, confitería y sus materias primas; carne bovina; palma, aceites y grasas


vegetales; y camaronicultura).




Sobre la base de la anterior descripción de políticas comerciales e industriales en estos


veinte años, las mismas se podrían caracterizar por el énfasis en la competitividad, la


neutralidad, el apoyo a la pequeña y mediana empresa, el papel de la inversión


extranjera y la descentralización.




En efecto, las políticas han tenido el explicito interés de incrementar la


competitividad, nuevo nombre para la política industrial, asociado a la formulación de


compromisos entre empresas, y entre estas y el sector público. Los mismos se han


materializado a través de instancias institucionales como los acuerdos sectoriales de


competitividad, el Consejo Privado de Competitividad y Consejo Nacional de


Competitividad. Desde la administración del presidente Samper ha habido cierta


continuidad en los mismos, logrando acuerdos en 41 cadenas productivas y sectores.


De estos acuerdos 31 son nacionales y 10 regionales; 29 corresponden a bienes y 12 a


servicios.





76


Varios de estos acuerdos no incorporaron la totalidad de la cadena productiva
35


y se


formularon a nivel sectorial (camarón de cultivo y pesca, atún, papa, banano, café,


flores), lo cual se explicó por la complejidad de adoptar planes empresariales comunes


con participantes con diversos intereses y al parecer primo el carácter práctico de la


política. No todos son programas para cadenas productivas en sentido estricto, siendo


su objeto sectores y productos, es el caso de la papa, el camarón de cultivo, el atún, el


camarón de pesca, las flores, el café y el banano, entre otros.




Según el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo el acatamiento de los deberes


de los acuerdos se dio sólo en un 45%, y las razones de estos incumplimientos fueron


“…medidas fiscales (una cantidad de las medidas arancelarias propuestas no se


realizaron: diferimientos y desdoblamientos); baja capacidad de gestión y recursos


(capacitaciones, proyectos, estudios); no se contó con la fuerza institucional necesaria,


esto es poco peso frente a otras estructuras gubernamentales para eliminar y agilizar


cientos de trámites identificados; baja responsabilidad y poco compromiso asumido


por el sector privado” (Politica de asociatividad y clusters en Colombia36)




La política de competitividad adoptada se ha focalizado más en el aumento de la


eficiencia de sectores tradicionales que en la formación de nuevos sectores, la misma


ha buscado una ascendiente inserción en los mercados internacionales, sobre la base



35 Cadena Productiva Proceso sistémico en el que los actores de una actividad económica interactúan


desde el sector primario hasta el consumidor final, basados en el desarrollo de espacios de concertación
entre el sector público y privado orientados a promover e impulsar el logro de mayores niveles de


competitividad de dicha actividad (Ministerio de Agricultura)


Sector: Es un conjunto de empresas que desarrollan una misma actividad económica y venden un


producto bien definido o un



36 http://www.comisionesregionales.gov.co/asociatividad.aspx pág. 2.




77


de productos basados en mano de obra no calificada y recursos naturales, es decir,


ventajas comparativas estáticas.




Sobre la base de lo anterior, se podría afirmar que ha habido cierta continuidad de las


políticas desarrolladas durante el MSI, los sectores escogidos han gozado de algunos


incentivos de carácter fiscal y financiero e inclusive comercial. Sectores como textiles


y confecciones, automotriz, industria grafica, petroquímica y maquinaria eléctrica y


electrónica, entre otras, que tuvieron apoyo en el anterior modelo, dado su impacto


histórico en la economía colombiana han seguido contando con este apoyó. En


algunos de estos sectores ha habido interés en la adecuación a las dinámicas del


comercio mundial en los mismos y en otros su desarrollo ha derivado en servicios es


el caso de ingeniería, consultoría, diseño, salud y software.




Dicho lo precedente, la formulación de medidas de carácter neutral ha estado más


orientada a aumentar la capacidad competitividad del conjunto de la economía y el


apoyo de los múltiples acuerdos productivos. Sin embargo, dado que muchos de los


acuerdos se han quedado en lo sectorial (producto) y no han trascendido a la cadena


productiva la neutralidad se ha relativizado. De manera que una amplia diversidad de


acciones en materia financiera (Crédito de Bancoldex), tributaria (CERT
37


, Zonas


Francas, pv) y de promoción (Proexport) se han venido desarrollando con efectos en


sectores específicos y con resultados que a la luz de los datos de diversificación


presentados en la segunda parte de este documento son insatisfactorios.




En este sentido, dada la estructura productiva colombiana caracterizada por la amplia


participación de micro, pequeñas y medianas empresas, varias de las anteriores



37 El CERT se eliminó en el año 2002 y se revivió en 2007 apoyando sectores que demandaron ayuda


por los efectos de la revaluación.




78


acciones han estado orientadas al apoyo de estas, esencialmente a partir de razones


relacionadas a su posibilidad de generación de empleo y de vinculación en los


señalados esquemas asociativos, llamados también clúster productivos, a empresas


grandes.




Por otra parte, el estimulo a la Inversión Extranjera Directa (IED) ha estado en la


agenda de estas cuatro administraciones con mayor o menor intensidad y la misma ha


tenido efectos sectoriales. La IED se ha interesado a través de incentivos tributarios y


normas referidas a la estabilidad jurídica, pero su efecto en la generación de nuevos


sectores ha sido marginal. La misma se concentró mayoritariamente en el sector


petrolero y en minas y canteras.



La orientación al desarrollo regional empresarial a través de políticas de


descentralización ha encontrado en las Comisiones Regionales de Competitividad


(CRC) el ámbito creado por el Gobierno colombiano generar desarrollo productivo y


ambientes competitivos. Esta tarea se ha pretendido lograr a través de Planes


Regionales de Competitividad en cada departamento. Los mismos son ejercicios de


planeación estratégica que conciben proyectos, los desarrollan y los implementan, en


contextos de impacto geográfico específico. A finales del año 2009 se habían


constituido 32 CRC.




Una consideración más detallada de las políticas comerciales e industriales y su


impacto en las exportaciones del sector rebasa los alcances de este documento, lo cual


se agrava en razón a que las evaluaciones sobre la implementación y el impacto de


estas políticas son limitadas por falta de información y porque los criterios de


evaluación no han sido claramente definidos en las mismas. Lo evidente es que existe




79


una amplia normativa al respecto, un diversificado portafolio de instrumentos y


acciones y un marco institucional definido, lo cual contrasta con el bajo nivel de


ejecución de las políticas.




En este sentido, si bien Colombia ha avanzado en su capacidad de diseño de políticas,


aún debe caminar una larga senda para mejorar su implementación, es decir, su


efectiva puesta en marcha, así como desarrollar y aplicar metodologías e instrumentos


adecuados para evaluar el impacto de la política.



































80


V. CONCLUSIONES




El presente documento presentó la situación de las exportaciones industriales


colombianas en las dos últimas décadas, tomando como base el estudio convencional


de las mismas (tradicionales y no tradicionales) y contrastándola con la metodología


de diferenciación de intensidades tecnológicas en las exportaciones. Este análisis


demostró que el comportamiento de las exportaciones totales colombianas, en estas


dos décadas, evidencia una amplia atadura por productos primarios y manufacturas


basadas en recursos naturales y poca tecnología. Se ha venido dando un lento proceso


de diversificación exportadora soportado, parcialmente, en productos con niveles


medios y altos de tecnología. La participación de estos últimos productos dentro del


total exportado por el país es baja. Varias razones explican esta situación.




La industria colombiana ha tenido una clara impronta hacia el mercado interno. Esta


característica conlleva tres serios problemas: vincula el desempeño de la industria al


ciclo económico, lo cual hace al sector enormemente dependiente de las oscilaciones


de la situación económica local. Relacionado con esta situación, el desarrollo del


sector se ve constreñido por el tamaño del mercado doméstico, como lo planteó hace


más de doscientos años Adam Smith. En este mismo sentido, en segundo lugar, la


división del trabajo es al interior del sector precaria y, en consecuencia, la


productividad es baja, con el consecuente efecto negativo sobre los salarios. Por


último, se pierden oportunidades en los mercados internacionales ante la excesiva


concentración en el mercado interno.





81


En este sentido, se puede afirmar que la oferta exportable colombiana está de espaldas


a la dinámica mundial de exportaciones, que se centra en exportaciones de


manufacturas y, especialmente, en bienes de media y alta tecnología. El documento


sugiere, en consecuencia, que una exitosa inserción comercial del país debería


articularse a la corriente exportadora de este tipo de productos, teniendo en cuenta las


ventajas competitivas latentes propias. Las cuáles deberían articular a estas dinámicas


comerciales, desmontando, en adición, los obstáculos que en materia de fallas del


mercado y gubernamentales limitan el desarrollo exportador.




Las recurrentes bonanzas de bienes básicos y más recientemente de exportaciones


minero tradicionales confabulan contra un proceso de diversificación exportadora y


hacia a un modelo de desarrollo solido y sostenible, en principio, por varias razones.


En la medida que aumentan los ingresos por exportaciones mineras se relativizan los


esfuerzos de diversificación y se atenta frente a otros sectores transables. Esto lo que


implica es que dado que la diferenciación de productos y la agregación de valor en


exportaciones es una tarea compleja, demanda recursos y permanente adecuación, la


misma se desestimula ante la obtención fácil de ingresos. De manera más evidente, en


segundo lugar, los efectos revaluacionistas, resultado de la vinculación de estos


ingresos, constituyen un sesgo en contra de otro tipo de exportaciones. El típico


fenómeno de enfermedad holandesa descrito en el documento. Por último, se


incrementa sustancialmente el riesgo en materia de recursos externos para el país, al


depender de productos que tienen una gran volatilidad en los mercados


internacionales, con los consecuentes efectos en materia de crecimiento y desarrollo


económico. En el caso de las euforias mineras la apropiación de rentas extraordinarias




82


por el Estado o por sectores privados y los funestos impactos ambientales de la


exploración y explotación de recursos naturales completan el escenario.




Con posterioridad a la apertura el país ha venido adecuando instrumentos e


institucionalidad a las nuevas realidades del comercio mundial. En este sentido, se ha


avanzado en la capacidad de diseño de políticas, pero aún debe caminar una larga


senda para mejorar su implementación, es decir, su efectiva puesta en marcha. Del


mismo modo, es necesario desarrollar y aplicar metodologías e instrumentos


adecuados para evaluar el impacto de la política.




Si bien es cierto que la nueva institucionalidad privilegia la concertación entre el


sector privado y el sector público, lo cual ha generado beneficios en lo que tiene que


ver con cultura exportadora, competitividad y conocimiento sectorial, también es


cierto que muchos de los instrumentos y medidas de política comercial e industrial


(Plan Vallejo, Zonas Francas, CERT, subsidios, entre otros) erosionan la pretendida


neutralidad de ciertas acciones. Apropiaciones de renta se evidencian por parte de


actores económicos con poder político y se respira cierta continuidad de políticas


desarrolladas durante el MSI. Así, sectores escogidos, sin criterios técnicos, siguen


gozando de algunos incentivos de carácter fiscal, financiero y comercial.




Lo anterior plantea la necesidad de un nuevo tipo de intervención estatal, la misma


debe ser selectiva y funcional. Selectiva, dependiendo de si las actividades que


entrañan los procesos productivos son tecnológicamente fáciles o complejos.


Funcional, generando las condiciones para la coordinación de los mercados de manera


que estos operen adecuadamente, dado que hay muchas imperfecciones en el




83


funcionamiento de estos. La respuesta parece estar, siguiendo a Rodrik (2010), en


que antes aplicar la medidas de política económica es necesario tener un diagnóstico


que nos permita identificar las limitaciones particulares y los "cuellos de botella"


específicos para cada país, sector y producto.




En este sentido, una característica del sector industrial colombiano es el papel de la


micro, la pequeña y la mediana empresa, que han tenido un lugar destacado en la


normatividad e institucionalidad descrita, pero que requieren de políticas activas que


las doten de conocimiento administrativo y técnico. El proceso de


internacionalización de la cadena de valor en esta economía globalizada, le brinda la


posibilidad a este tipo de empresas de articularse a eslabones de la misma, pero la


selección del nicho y la vinculación al clúster al productivo adecuado se constituyen


en los retos por alcanzar. En este aspecto la tarea del gobierno es fundamental.




Así, en el caso colombiano las fallas más protuberantes que este estudio percibe se


encuentran en la necesidad de que el Estado mejore su credibilidad y propicie un


ambiente institucional más favorable. Administración pública altamente preparada,


eliminación de incentivos para la corrupción y reglas claras y transparentes para el


sector privado se constituyen en ingredientes necesarios para creer en el Estado. En


este propósito también contribuye la mayor articulación entre el sector público y


privado. Pero la misma debe estar reglamentada por la permanente evaluación de las


políticas en su cumplimiento, rendición de cuentas por parte de los empresarios y la


burocracia oficial, y premios y castigos a su accionar.




Políticas horizontales y verticales claramente orientadas hacia una estrategia de


producción y por ende de innovación, sobre criterios técnicos, diseño concertado y




84


evaluación sistemática deben ser los parámetros que orienten las políticas. Existe


consenso en que la política transversal más importante es la de educación. La misma


debe ser de alto nivel en todas sus categorías. En el caso de la educación técnica, debe


tener un enfoque a tono con las necesidades del sector privado. Fortalecimiento de los


estudios de ciencias básicas en las universidades, articulación con los problemas de la


empresa y capacidad para absorber grandes cantidades de información es


indispensable en la educación superior.





































85


ANEXO 1


Technological classification of exports (SITC 3-digit, revision 2)




PRIMARY PRODUCTS (PP)


001 LIVE ANIMALS FOR FOOD


011 MEAT FRESH,CHILLD,FROZEN


022 MILK AND CREAM


025 EGGS,BIRDS,FRESH,PRSRVD


034 FISH,FRESH,CHILLED,FROZN


036 SHELL FISH FRESH,FROZEN


041 WHEAT ETC UNMILLED


042 RICE


043 BARLEY UNMILLED


044 MAIZE UNMILLED


045 CEREALS NES UNMILLED


054 VEG ETC FRSH,SMPLY PRSVD


057 FRUIT,NUTS,FRESH,DRIED


071 COFFEE AND SUBSTITUTES


072 COCOA


074 TEA AND MATE


075 SPICES


081 FEEDING STUFF FOR ANIMLS


091 MARGARINE AND SHORTENING


121 TOBACCO UNMNFCTRD,REFUSE


211 HIDES,SKINS,EXC FURS,RAW


212 FURSKINS,RAW


222 SEEDS FOR'SOFT'FIXED OIL


223 SEEDS FOR OTH FIXED OILS


232 NATURAL RUBBER,GUMS


244 CORK,NATURAL,RAW,WASTE


245 FUEL WOOD NES, CHARCOAL


246 PULPWOOD,CHIPS,WOODWASTE


261 SILK


263 COTTON


268 WOOL(EXC TOPS),ANML HAIR


271 FERTILIZERS,CRUDE


273 STONE,SAND AND GRAVEL


274 SULPHUR,UNRSTD IRN PYRTE


277 NATURAL ABRASIVES NES


278 OTHER CRUDE MINERALS


291 CRUDE ANIMAL MTRIALS NES


292 CRUDE VEG MATERIALS NES


322 COAL,LIGNITE AND PEAT


333 CRUDE PETROLEUM


341 GAS,NATURAL AND MANUFCTD


681 SILVER,PLATINUM,ETC


682 COPPER EXC CEMENT COPPER


683 NICKEL


684 ALUMINIUM


685 LEAD


686 ZINC


687 TIN


RESOURCE BASED MANUFACTURES


RB 1: AGRO-BASED


012 MEAT DRIED,SALTED,SMOKED


014 MEAT PREPD,PRSVD,NES ETC


023 BUTTER


024 CHEESE AND CURD


035 FISH SALTED,DRIED,SMOKED


037 FISH ETC PREPD,PRSVD NES


046 WHEAT ETC MEAL OR FLOUR


047 OTHER CEREAL MEALS,FLOUR


048 CEREAL ETC PREPARATIONS


056 VEGTBLES ETC PRSVD,PREPD


058 FRUIT PRESERVED,PREPARED


061 SUGAR AND HONEY


062 SUGAR CANDY NON-CHOCLATE


073 CHOCOLATE AND PRODUCTS




86


098 EDIBLE PRODCTS,PREPS NES


111 NON-ALCOHL BEVERAGES NES


112 ALCOHOLIC BEVERAGES


122 TOBACCO,MANUFACTURED


233 RUBBER,SYNTHTIC,RECLAIMD


247 OTH WOOD ROUGH,SQUARED


248 WOOD SHAPED,SLEEPERS


251 PULP AND WASTE PAPER


264 JUTE,OTH TEX BAST FIBRES


265 VEG FIBRE,EXCL COTN,JUTE


269 WASTE OF TEXTILE FABRICS


423 FIXED VEG OILS,SOFT


424 FIXED VEG OIL NONSOFT


431 PROCESD ANML VEG OIL,ETC


621 MATERIALS OF RUBBER


625 RUBBER TYRES, TUBES ETC


628 RUBBER ARTICLES NES


633 CORK MANUFACTURES


634 VENEERS,PLYWOOD,ETC


635 WOOD MANUFACTURES NES


641 PAPER AND PAPERBOARD


RB 2: OTHER


281 IRON ORE,CONCENTRATES


282 IRON AND STEEL SCRAP


286 URANIUM,THORIUM ORE,CONC


287 BASE METAL ORES,CONC NES


288 NONFERR METAL SCRAP NES


289 PREC MTAL ORES,WASTE NES


323 BRIQUETS,COKE,SEMI-COKE


334 PETROLEUM PRODUCTS,REFIN


335 RESIDUAL PETRLM PROD NES


411 ANIMAL OILS AND FATS


511 HYDROCARBONS NES,DERIVS


514 NITROGEN-FNCTN COMPOUNDS


515 ORG-INORG COMPOUNDS ETC


516 OTHER ORGANIC CHEMICALS


522 INORG ELEMNTS,OXIDES,ETC


523 OTHR INORG CHEMICALS ETC


531 SYNT DYE,NAT INDGO,LAKES


532 DYES NES,TANNING PROD


551 ESSENTL OILS,PERFUME,ETC


592 STARCH,INULIN,GLUTEN,ETC


661 LIME,CEMENT,BLDG PRODS


662 CLAY,REFRACTORY BLDG PRD


663 MINERAL MANUFCTURES NES


664 GLASS


667 PEARL,PREC-,SEMI-P STONE


688 URANIUM,THORIUM,ALLOYS


689 NON-FER BASE METALS NES


LOW TECHNOLOGY


MANUFACTURES


LT1: TEXTILE, GARMENT AND


FOOTWEAR


611 LEATHER


612 LEATHER ETC MANUFACTURES


613 FUR SKINS TANNED,DRESSED


651 TEXTILE YARN


652 COTTON FABRICS,WOVEN


654 OTH WOVEN TEXTILE FABRIC


655 KNITTED,ETC FABRICS


656 LACE,RIBBONS,TULLE,ETC


657 SPECIAL TXTL FABRC,PRODS


658 TEXTILE ARTICLES NES


659 FLOOR COVERINGS,ETC


831 TRAVEL GOODS,HANDBAGS


842 MENS OUTERWEAR NOT KNIT


843 WOMENS OUTERWEAR NONKNIT


844 UNDER GARMENTS NOT KNIT


845 OUTERWEAR KNIT NONELASTC


846 UNDER GARMENTS KNITTED


847 TEXTILE CLTHNG ACCES NES




87


848 HEADGEAR,NONTXTL CLOTHNG


851 FOOTWEAR


LT2: OTHER PRODUCTS


642 PAPER,ETC,PRECUT,ARTS OF


665 GLASSWARE


666 POTTERY


673 IRON,STEEL SHAPES ETC


674 IRN,STL UNIV,PLATE,SHEET


675 IRON,STEEL HOOP,STRIP


676 RAILWY RAILS ETC IRN,STL


677 IRN,STL WIRE(EXCL W ROD)


679 IRN,STL CASTINGS UNWORKD


691 STRUCTURES AND PARTS NES


692 METAL TANKS,BOXES,ETC


693 WIRE PRODUCTS NON ELECTR


694 STL,COPPR NAILS,NUTS,ETC


695 TOOLS


696 CUTLERY


697 BASE MTL HOUSEHOLD EQUIP


699 BASE METAL MFRS NES


821 FURNITURE,PARTS THEREOF


893 ARTICLES OF PLASTIC NES


894 TOYS,SPORTING GOODS,ETC


895 OFFICE SUPPLIES NES


897 GOLD,SILVER WARE,JEWELRY


898 MUSICAL INSTRUMENTS,PTS


899 OTHER MANUFACTURED GOODS


MEDUIM TECHNOLOGY


MANUFACTURES


MT 1: AUTOMOTIVE


781 PASS MOTOR VEH EXC BUSES


782 LORRIES,SPCL MTR VEH NES


783 ROAD MOTOR VEHICLES NES


784 MOTOR VEH PRTS,ACCES NES


785 CYCLES,ETC MOTRZD OR NOT


MT 2: PROCESS


266 SYNTHETIC FIBRES TO SPIN


267 OTHER MAN-MADE FIBRES


512 ALCOHOLS,PHENOLS ETC


513 CARBOXYLIC ACIDS ETC


533 PIGMENTS,PAINTS,ETC


553 PERFUMERY,COSMETICS,ETC


554 SOAP,CLEANSING ETC PREPS


562 FERTILIZERS,MANUFACTURED


572 EXPLOSIVES,PYROTECH PROD


582 PROD OF CONDENSATION ETC


583 POLYMERIZATION ETC PRODS


584 CELLULOSE DERIVATIVS ETC


585 PLASTIC MATERIAL NES


591 PESTICIDES,DISINFECTANTS


598 MISCEL CHEM PRODUCTS NES


653 WOVN MAN-MADE FIB FABRIC


671 PIG IRON ETC.


672 IRON,STEEL PRIMARY FORMS


678 IRON,STL TUBES,PIPES,ETC


786 TRAILERS,NONMOTR VEH,NES


791 RAILWAY VEHICLES


882 PHOTO,CINEMA SUPPLIES


MT 3: ENGINEERING


711 STEAM BOILERS & AUX PLNT


713 INTRNL COMBUS PSTN ENGIN


714 ENGINES AND MOTORS NES


721 AGRIC MACHY,EXC TRACTORS


722 TRACTORS NON-ROAD


723 CIVIL ENGNEERG EQUIP ETC


724 TEXTILE,LEATHER MACHNRY


725 PAPER ETC MILL MACHINERY


726 PRINTG,BKBINDG MACHY,PTS


727 FOOD MACHRY NON-DOMESTIC


728 OTH MACHY FOR SPCL INDUS


736 METALWORKING MACH-TOOLS




88


737 METALWORKING MACHNRY NES


741 HEATING,COOLING EQUIPMNT


742 PUMPS FOR LIQUIDS ETC


743 PUMPS NES,CENTRFUGES ETC


744 MECHANICAL HANDLING EQU


745 NONELEC MACHY,TOOLS NES


749 NONELEC MACH PTS,ACC NES


762 RADIO BROADCAST RECEIVRS


763 SOUND RECORDRS,PHONOGRPH


772 SWITCHGEAR ETC,PARTS NES


773 ELECTR DISTRIBUTNG EQUIP


775 HOUSEHOLD TYPE EQUIP NES


793 SHIPS AND BOATS ETC


812 PLUMBG,HEATNG,LGHTNG EQU


872 MEDICAL INSTRUMENTS NES


873 METERS AND COUNTERS NES


884 OPTICAL GOODS NES


885 WATCHES AND CLOCKS


951 WAR FIREARMS,AMMUNITION


HIGH TECHNOLOGY


MANUFACTURES


HT 1: ELECTRONIC AND


ELECTRICAL


716 ROTATING ELECTRIC PLANT


718 OTH POWER GENERATG MACHY


751 OFFICE MACHINES


752 AUTOMTIC DATA PROC EQUIP


759 OFFICE,ADP MCH PTS,ACCES


761 TELEVISION RECEIVERS


764 TELECOM EQPT,PTS,ACC NES


771 ELECTRIC POWER MACHY NES


774 ELECTRO-MEDCL,XRAY EQUIP


776 TRANSISTORS, VALVES, ETC.


778 ELECTRICAL MACHINERY NES


HT 2: OTHER


524 RADIOACTIVE ETC MATERIAL


541 MEDICINAL,PHARM PRODUCTS


712 STEAM ENGINES,TURBINES


792 AIRCRAFT ETC


871 OPTICAL INSTRUMENTS


874 MEASURNG,CONTROLNG INSTR


881 PHOTO APPARAT,EQUIPT NES























89


ANEXO 2


1. Exportaciones de Colombia a Venezuela: Crecimientos y Participaciones 1990-
2009


Tasas de Crecimiento p.a. (%)


1990-1999 2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES 19% 15% 16%


PRIMARY PRODUCTS (PP) 9% 24% 16%


MANUFACTURA 22% 13% 16%




RES. BASED MANUF 16% 10% 14%


RB 1: AGRO-BASED 26% 6% 17%


RB 2: OTHER 3% 20% 11%


LOW TEC. MANUF. 21% 15% 17%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


19% 16% 16%


LT2: OTHER PRODUCTS 24% 14% 18%


MED.TECH.MANUF. 24% 11% 16%


MT 1: AUTOMOTIVE 48% 4% 21%


MT 2: PROCESS 20% 9% 15%


MT 3: ENGINEERING 17% 18% 17%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 36% 13% 24%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 24% 15% 22%


HT 2: OTHER 44% 11% 26%




Participación Expor Total Participación Exp. Manuf.


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES


PRIMARY PRODUCTS (PP) 13.1% 15.3% 14.2%


MANUFACTURA 84.0% 82.7% 83.4%




RES. BASED MANUF 18.4% 17.2% 17.8% 22.1% 20.7% 21.4%


RB 1: AGRO-BASED 12.8% 12.8% 12.8% 15.0% 15.3% 15.1%


RB 2: OTHER 5.6% 4.5% 5.0% 7.1% 5.5% 6.3%


LOW TEC. MANUF. 34.2% 27.8% 31.0% 40.8% 34.0% 37.4%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


22.6% 16.9% 19.8% 26.9% 20.7% 23.8%


LT2: OTHER PRODUCTS 11.6% 10.9% 11.2% 13.9% 13.2% 13.6%


MED.TECH.MANUF. 27.4% 32.1% 29.7% 32.3% 38.6% 35.5%


MT 1: AUTOMOTIVE 5.8% 13.3% 9.6% 6.5% 15.9% 11.2%


MT 2: PROCESS 14.8% 12.2% 13.5% 17.5% 14.7% 16.1%


MT 3: ENGINEERING 6.8% 6.5% 6.7% 8.3% 8.0% 8.2%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 4.1% 5.5% 4.8% 4.7% 6.7% 5.7%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 1.7% 1.7% 1.7% 2.0% 2.1% 2.0%


HT 2: OTHER 2.4% 3.9% 3.1% 2.8% 4.6% 3.7%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.




90




2. Exportaciones de Colombia a CAN: Crecimientos y Participaciones 1990-2009


Tasas de Crecimiento p.a. (%)


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES 18% 13% 15%


PRIMARY PRODUCTS (PP) 10% 16% 13%


MANUFACTURA 20% 12% 16%




RES. BASED MANUF 19% 10% 14%


RB 1: AGRO-BASED 25% 8% 17%


RB 2: OTHER 11% 15% 12%


LOW TEC. MANUF. 20% 14% 16%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


19% 15% 16%


LT2: OTHER PRODUCTS 21% 13% 17%


MED.TECH.MANUF. 20% 12% 15%


MT 1: AUTOMOTIVE 43% 11% 22%


MT 2: PROCESS 17% 10% 14%


MT 3: ENGINEERING 15% 18% 16%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 29% 12% 20%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 25% 16% 21%


HT 2: OTHER 30% 11% 20%




Participación Expor Total Participación Exp. Manuf.


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


1990-
1999


2000-
2009


1990-
2009


TOTAL EXPORTACIONES


PRIMARY PRODUCTS (PP) 17.3% 12.6% 14.9%


MANUFACTURA 79.7% 83.9% 81.8%




RES. BASED MANUF 20.6% 18.9% 19.7% 25.8% 22.5% 24.1%


RB 1: AGRO-BASED 13.7% 12.7% 13.2% 17.0% 15.1% 16.0%


RB 2: OTHER 6.9% 6.2% 6.5% 8.8% 7.4% 8.1%


LOW TEC. MANUF. 26.8% 25.1% 25.9% 33.6% 30.0% 31.8%


LT1: TEXTILE, GARMENT AND
FOOTWEAR


15.6% 13.3% 14.4% 19.4% 15.9% 17.7%


LT2: OTHER PRODUCTS 11.2% 11.8% 11.5% 14.2% 14.1% 14.1%


MED.TECH.MANUF. 27.5% 33.7% 30.6% 34.6% 40.1% 37.3%


MT 1: AUTOMOTIVE 3.8% 11.4% 7.6% 4.6% 13.4% 9.0%


MT 2: PROCESS 17.7% 16.3% 17.0% 22.3% 19.4% 20.9%


MT 3: ENGINEERING 6.0% 6.0% 6.0% 7.6% 7.3% 7.4%


HIGH TECHNOLOGY MANUFACTURES 4.9% 6.3% 5.6% 6.0% 7.5% 6.8%


HT 1: ELECTRONIC AND ELECTRICAL 1.5% 1.8% 1.6% 1.9% 2.1% 2.0%


HT 2: OTHER 3.3% 4.5% 3.9% 4.1% 5.4% 4.7%


Fuente: Cálculos propios, datos de WITS-COMTRADE.




91




BIBLIOGRAFÍA


Arbeláez, M. Meléndez, M y León, N. (2008), El surgimiento en Colombia de nuevas


actividades exportadoras exitosas y lecciones de política industrial, en Debates de


Coyuntura Económica, Bogotá, Konrad-Adenauer-Stiftung y Fedesarrollo, No 71


marzo, pp 8-17.




Bordo, M. Taylor A. y Williamson, J. (2003) (eds.), "Globalization in Historical


Perspective". Chicago, The University of Chicago Press.




Castells, Manuel. (1999) "Globalización, sociedad y política en la era de la


información", en Análisis Político, Universidad Nacional de Colombia, No 37,


mayo/agosto.




CEPAL, (2007), la Inversión extranjera en América Latina y el Caribe.




Departamento Nacional de Planeación (1991), La Revolución Pacífica, Bogotá.




Departamento Nacional de Planeación (s,f.), El salto social: bases para el Plan


Nacional de Desarrollo , Bogotá.




Departamento Nacional de Planeación, (1998), Cambio para Construir la Paz,


Bogotá.




Departamento Nacional de Planeación (2002), Hacia un Estado Comunitario, Bogotá.




Guillen, Héctor. (2000) "La globalización del consenso de Washington". En Revista


de Comercio Exterior, Vol. 50, n. 2, México, febrero, pp. 123-133.




Imbs, J., y R. Wacziarg (2003), “Stages of Diversification”, American Economic
Review, Nashville, Vol 93, No 1, March, pp 63-86.




Jara, A (2010), “relying on conventional trade statistics gives a distorted picture of
trade imbalances between countries”,
http://www.wto.org/english/news_e/news10_e/devel_26may10_e.htm, consultado el


10 de mayo de 2011.




Jones, Geoffrey. (2005) Multinationals and Global Capitalism. Oxford: Oxford


University Press, Capítulos 1, 2, 3, 4, 5 y 10.




Kalmanovitz, Salomón. (2007). "Colombia en las dos fases de globalización".


Seminario Internacional sobre la Globalización. La Habana, Cuba. Febrero.


Disponible en http://www.salomonkalmanovitz.com/Ensayos/Colombia-en-las-dos-


fases-de-globalizacion.pdf. Recuperado el 23 de Julio de 2009.





92


Lall, S. (2000), “The Technological Structure and Performance of Developing
Country Manufactured Exports, 1985-1998”, Queen Elizabeth House, University of
Oxford, QEH Working Paper Series – QEHWPS44, june.


Lall, S. Weiss, J. y Zhang J. (2005), . The „„Sophistication‟‟ of Exports: A New Trade
Measure, World Development Vol. 34, No. 2, pp. 222–237


Lamy, P. (2010), Facts and Fictions in International Trade Economics,


Facts%20and%20Fictions%20in%20International%20Trade%20Economica,


consultado mayo 12 de 2011.




Maurer, A. y Degain, C (2010), Globalization and trade flows: what you see is not


what you get, World Trade Organization (WTO), Economic Research and Statistics


Division Staff Working Paper ERSD-2010-12.




Pizano, Diego. (2002), Globalización: desafíos y oportunidades, Libros de Cambio.


Alfaomega-Cambio.




O‟Rourke, Kevin, Jeffrey Williamson. (2000) Globalization and History, MIT Press.


Rodrik, D. (2010), “Diagnostics before Prescription”, Journal of Economic
Perspectives,Volume 24, Number 3, Pp 33–44.


Sturgeon, T. y Gereffi, G. (2009), Measuring success in the global economy:


international trade, industrial upgrading, and business function outsourcing in global


value chains, Transnational Corporations, Vol. 18, No. 2, august.




Sturgeon, T. y Kawakami, M. (2010), Global Value Chains in the Electronics


Industry:Was the Crisis a Window of Opportunity for Developing Countries?, The


World Bank, Policy Research Working Paper 5417, september




Sturgeon, T y Biesebroeck, J (2010) Effects of the Crisis on the Automotive Industry


in Developing Countries: A Global Value Chain Perspective, The World Bank, Policy


Research Working Paper 5330, June




Volpe, M. y Gómez, S (2009) Trade Policy and Export Diversification: What Should
Colombia Expect from the FTA with the United States, Washington, IDB working


paper series #idb wp-136, november


Xing, Y (2011), How the iPhone widens the US trade deficit with China (VOXEU),


Research-based policy analysis and commentary from leading economists, april




Yifu, J y Monga. C (2010), “Growth identification and facilitation-the role of the state
in the dynamics of structural change,” World Bank Policy Research Paper 5313, may.





Login